miércoles, 2 de septiembre de 2009

CLARÍN MIENTE... Y PATALEA


El contra es contra porque sí. Y tira guadañazos con la luz apagada y los ojos bien cerrados.
El obsecuente se refugia envalentonado (con la contradicción que ello implica) bajo el ala del poder, justificando hasta lo injustificable.


Pareciera que es cuestión de apretar un botón para que micrófonos varios demuestren la autonomía perdida y funcionen como megáfonos propaladores. La mano cerca del bolsillo alcanza para que la tinta use al papel de blanco perfecto para municiones, que aumentan de calibre a medida que pasan las lunas.

Se oyen tiros, patéticos tiros. Muchas teclas parecen haberse transformado en balas, y sus teclados en ametralladoras perceptiblemente dirigidas.

Y cuando no alcanza con la balacera, gritan bien fuerte. Como gritan los que son despojados, los que acusan el golpe.

Ridículos guerreros de intereses propios y ajenos la van saltando de aquí para allá, defendiendo a regañadientes su porción de la torta. Porque basta con mirarlos para entender que no quieren dejar caer ni un confite.

En medio del campo de batalla, entre trinchera y trinchera, la democracia. Vos, yo, la gente. Ojo, entiéndase por gente también aquellos que perdieron la voz y cada vez tienen menos voto. Los olvidados, los invisibles, los perseguidos.

(Porque “con hambre no se puede pensar” dice alguna canción perdida entre mis discos).

Vienen bajando cacerolas de teflón con sonidos poco libertarios. Cacerolas que descansan en las casas de quienes durante años representaron a la mal llamada opinión pública, hasta que alguien amenace sus alcancías. Ahí sí, soplan y le sacan el polvo.

Manipuladores oradores, patas de una mesa que se vuelve ideológica cuando alguien cruza la tranquera de la granja expropiada.

Sicarios de la información, generadores de miedos y angustias, sofisticados observadores de realidades artificiales. Patéticos.

Amigos de nadie o de todos, aliados de la coyuntura.

Tengan cuidado, que el hilo será suyo pero el carretel es nuestro. Tiene que ser nuestro.

Aunque los payasos de este circo demodé pataleen y amenacen con llevarse el escenario.

Qué pasa? Están nerviosos?

1 comentario:

  1. clarín contamina!
    clarín pudre!
    clarín mata!

    clarín y la inseguridad,
    clarín y las violaciones,
    clarín y el flagelo del paco,

    CLARÍN Y SU MIERDA!

    ResponderEliminar