miércoles, 14 de octubre de 2009

AL FRENTE



Por Facundo Bianco

Al frente. Siempre al frente. No concibió la vida de otra manera.

Sintió que le faltaba algo, cuando el sedentarismo de un cargo público lo obligó a cambiar selva por ciudad, y fusil por sellos municipales.

Por eso, tras el triunfo, abandonó las comodidades del éxito y el calor del pueblo a sus pies, para volver al uniforme verde oliva, al campamento agreste, a las noches oscuras.

Creía en una gran nación sin fronteras, de Méjico a Tierra del Fuego. Creía en el indio latino, plantándose por fin frente al águila asesina. Creía en el hombre nuevo.

Porque él era, por sobre todas las cosas, de nacionalidad latinoamericana. No llevaba más bandera que la de la liberación de los pueblos oprimidos, la de la lucha contra el imperialismo, la de la solidaridad popular.

Héroe y Villano. Médico y Guerrillero. Como todos los grandes, vivió juzgado por la mirada ajena. Despertó amores y odios en igual cantidad, con la misma intensidad.

Eligió la clandestinidad de la lucha armada, y expuso su asma crónico a las selvas más húmedas.

Peleó en el Congo, en Cuba y en Bolivia, donde finalmente lo asesinaron.

Andaba atrincherado en la selva, persiguiendo una utopía, el día que la CIA dio la orden de ejecutarlo en esa pequeña escuela de La Higuera.

Murió de pie, mirando a los ojos a aquel soldado boliviano, servidor del imperio. Diciéndole con su mirada penetrante, que estaba cometiendo el error más grande de su vida: estaba por matar a un hombre, en el mismo lugar donde daría a luz un mito.

Hoy, 42 años después, ese mito de incalculable alcance, vive entre nosotros, a través de su espíritu y su obra.

Donde haya una utopía, vivirá el Che. Donde haya pueblos revelándose contra el opresor, ahí... justo ahí renacerá... una y otra vez...

El Che vive... simplemente, porque los mitos nunca mueren.

Hasta siempre Comandante, hasta el miércoles amigos.

2 comentarios:

  1. NO HAY MUERTE COMPAÑERO, QUE APAGUE TU ESTRELLA!!

    ResponderEliminar
  2. personajes que dan emoción y envidia....la envidia nace en ese preciso momento en que de admirar a alguien, nos resignamos a nunca poder ser asi.
    nacen pocos admirables ultimamente...cada vez menos
    muy linda nota....se la lee con piel de gallina
    L

    ResponderEliminar