viernes, 16 de octubre de 2009

CINCO SIGLOS IGUAL. EL GENOCIDIO INDÍGENA



Por Juan Ignacio Apogliessi

A fines del siglo XV, cuando los conquistadores europeos recién llegaban al nuevo mundo, como se la conoció a América, el continente estaba poblado por algo más de 80 millones de aborígenes.

Casi 150 años después, solo quedaban unos tres millones y medio de indígenas, es decir de hombres y mujeres que quedaron en la indigencia ya que no pudieron usar y gozar las tierras comunitarias que ellos habían cultivado y vivido durante siglos.

Esta abrupta caída de la población nativa de América nos lleva a pensar que Cristobal Colon y sus acompañantes fueron la fuente de una ola genocida que arrasó a los aborígenes que ocupaban estos pagos.

Una sociedad económica, cultural, social y tecnológicamente avanzada fue exterminada. Nativos americanos, verdaderos nativos americanos, fueron inhumanamente asesinados por no aceptar lo que los “civilizados y cristianos” llamaban sociedad.

Al llegar, los conquistadores europeos implementaron una serie de prácticas que, trágicamente, tuvieron como consecuencia el casi completo exterminio de la población que por entonces habitaba el continente, tanto por las condiciones infrahumanas en las que ésta fue tratada como por el suicidio en masa que existió en muchas comunidades nativas cuando vislumbraban que la miseria y esclavitud eran su destino.

Entre estas prácticas pueden mencionarse el sometimiento cultural y físico de los nativos de la región; la esclavización aborigen para hacerlos extraer las riquezas del continente para beneficio europeo; y la expropiación de las tierras que se encontraban en poder de los habitantes de la región quienes tomaban al territorio en el que vivían como un “legado” de la divinidad que sólo podía transferirse por herencia y no como una mercancía para ser comprada y vendida.





EL ESPIRITU COMUNITARIO ABORIGEN
Los pueblos que habitaban América antes de la conquista habían alcanzado a desarrollar sociedades urbanas, mientras que otros sólo practicaban una agricultura simple o se dedicaban a la caza y la recolección.

Además de cultivar vegetales originarios de América como maíz, papas y mandioca, se especializan en la caza y la pesca.

Hasta la invasión, los aborígenes se aseguraban los alimentos y los bienes necesarios para vivir a través de relaciones de reciprocidad y redistribución. La primera, consistía en la práctica de la solidaridad y ayuda mutua entre los miembros de la comunidad.

Se ayudaban entre sí a cultivar y a cosechar. Mientras que la redistribución, consistía en el cobro de fuertes tributos en productos y en trabajo que eran contabilizados para determinar en que zonas sobraban o faltaban alimentos para luego distribuirlos en las poblaciones más necesitadas.

ABORIGENES HOY
Habiendo transcurrido más de quinientos años desde el momento en el que los conquistadores europeos desembarcaron en América puede decirse que, desdichadamente, poco ha cambiado la situación de los indígenas desde aquél entonces hasta nuestros días.



Así por ejemplo los descendientes de los aborígenes de la región son forzados a trasladarse a las zonas mas pobres, áridas y desérticas del continente, o por el contrario, reciben por parte de los Estados “permisos de ocupación” para que puedan vivir en las tierras que, habiéndoles pertenecido a sus antepasados, fueron legítimamente usurpadas por los “hombres blancos”.




ABORIGENES EN ARGENTINA
Una muestra de ésta dramática situación en la Argentina se puede hallar en la provincia de Chaco - que se encuentra en el noreste de la República Argentina, ya que en dicho lugar, en el transcurso del presente año, según las cifras oficiales fallecieron cerca de 2000 indígenas por causas que, en su gran mayoría, podrían haber sido prevenidas.

De esta manera, tanto en la Argentina como en los restantes países del continente, los descendientes de los aborígenes solo adquieren “entidad” cuando existe una gran epidemia que amenaza con extenderse a los grandes centros urbanos o cuando se aproxima una elección ya que en ese momento los políticos se acercan a ellos - en busca de votos - prometiendo luchar por sus derechos cosa que, una vez que llegan al poder, rara vez realizan.


EL TRISTEMENTE LLAMADO DIA DE LA RAZA EN LA ARGENTINA
Hoy el llamado día de la raza encuentra a miles de escuelas recordando la llegada de invasores disfrazando a los alumnos como Cristobal Colon, siendo su llegada el principio del fin de los habitantes originarios de nuestra América
El Instituto Nacional contra Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) propondrá cambiar la denominación del 12 de octubre para comenzar a celebrar el Día de la Diversidad Cultural, por considerar que llamar Día de la Raza a la fecha es contrario a la Constitución Nacional y a los instrumentos internacionales de Derechos Humanos.

Las comunidades indígenas del país se sumaron al reclamo, ya que el concepto de Día de la Raza refleja la visión de los conquistadores españoles de América en perjuicio de sus antepasados y se conmemora el "Último Día de Libertad de los Pueblos Originarios de América".



El 12 de Octubre simboliza el genocidio más grande en la historia de la humanidad. No debemos ser ilusos y celebrarlo como fiesta de conmemoración a la hermandad cultural, porque los invasores europeos no lo hicieron. La ciencia, el pueblo, los monarcas y la Iglesia Católica no consideraron a los americanos humanos y entonces los eliminaron.

Este momento, es importante aprovecharlos para entender que los invasores europeos no llegaron a América sonriendo y trayendo mensajes de paz, amor y fraternidad. Llegaron en busca de un objetivo conseguido derramando la sangre de nuestros pueblos originarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario