domingo, 1 de noviembre de 2009

DISCOS DEL CARAJO IV: DARK SIDE OF THE MOON



Por Facundo Bianco

Hay discos y discos.

Algunos pasan desapercibidos, otros se hacen hits, y algunos hasta terminan siendo, por distintos motivos, de culto.

Pero hay discos que marcan un antes y un después, que trascienden el tiempo y las formas, que rompen con lo preestablecido. Hay obras que son distintas desde su gestación, que nacieron para ser piezas incomparables y atravesar generaciones.

Este es el caso de Dark side of the moon, El lado oscuro de la luna, de Pink Floyd. Esquivando el Éxito brinda homenaje, hoy, al que quizás sea el mejor disco de esta banda británica, que fue bastión de nuevas búsquedas musicales en la cultura rock.

El álbum fue grabado en los míticos estudios Abbey Road, entre junio del 72 y enero del 73. Lanzado el 24 de marzo de aquel año, esta pieza conceptual revolucionó la escena del rock progresivo, introduciendo una gran cantidad de elementos de ingeniería sonora, a cargo del célebre Alan Parsons.

Todas las letras se desprenden de la genial pluma de Roger Waters, cantante y líder junto a David Gilmour de esta increíble banda. En tan solo siete semanas prepararon letra y música de este clásico, ya que por aquellos días, la banda estaba preparando una gira, para la cual necesitaban desesperadamente nuevo material.

A través de las 10 canciones que componen El lado oscuro de la luna, Pink Floyd explora la naturaleza humana, tratando temas como el envejecimiento y el abrumadoramente rápido advenimiento de la muerte, la desesperación materialista y el valor del dinero, el conflicto etnocéntrico.

Acompáñenme, vamos a meternos en El lado oscuro de la luna.




Speak to me, primer tema del álbum. El título proviene de una de las pruebas de sonido, donde Alan Parsons entró al estudio, encendió el monitor de audífonos y le dijo a Roger Waters: "Háblame" (speak to me, en ingles), para probar el sonido de los micrófonos.

Se trata de un tema intrigante, que luego de un silencio comienza a emitir latidos de corazón que se hacen cada vez más fuertes, seguidos de ruidos de engranajes y relojes, para dejar paso a unas risas escalofriantemente demenciales, y una voz femenina que grita con desesperación. En esa tónica gira todo el disco.

On The Run (A la carrera), tercer tema, es la más avanzada pieza tecnológica grabada por la banda. Muchos músicos afirman que Pink Floyd mostró, en esta canción, un ejemplo de lo que sería la música del futuro.


Continúa Time (Tiempo), y sus campanas relojeras que suenan bien al frente. Lentamente, las campanas van bajando su intensidad, y el bit de un tambor simula el tic tac de un reloj. “Nadie te dijo cuando arrancar, te perdiste el disparo inicial”, canta Gilmour, y larga una crítica a lo que el hombre medio hace con su tiempo. El solo de Gilmour en este tema, es considerado uno de los más increíbles que se hayan grabado en la historia del rock.

Momento cumbre, el tema número seis no es sólo el más conocido del disco, si no uno de los más conocidos de la música inglesa. Money (Dinero), una obra maestra desde todo punto de vista, un tema cargado de ironía en el cual se aborda el tema del dinero y el materialismo humano.

El tema comienza con los sonidos de las cajas registradoras, dándole paso al riff del bajo, aprovechado por Gilmour para introducir su guitarra. Sorprende el solo de saxofón, tan predominante, a cargo de Dick Parry.

Dinero es un crimen
Compártelo con justicia pero no tomes nada del mío
Dinero, así como dicen
es la raíz de todo el mal de hoy

El tema número 9 se llama Brain damage (Daño cerebral), y tiene una particularidad. Originalmente se llamaba "El lado oscuro de la Luna", y es la canción más sencilla, desde el punto de vista musical, del álbum. El tema invita al oyente a pensar que existe cierta insanidad y locura en cada uno de nosotros.

Te veré en el lado oscuro de la luna, canta Waters, y el tema estremece.

El disco termina con Eclipse, con un hammond a full, y una comunión entre las voces de Gilmour y Waters, que hace que este sea uno de los puntos más altos de la obra. La canción termina con los mismos latidos de corazón con los que empezó, y luego se escucha una voz que dice “No hay un lado oscuro de la luna verdaderamente, de hecho toda ella es oscura”.

Fin del disco. Comienzo del mito y las curiosidades.



Algo suena al final de Eclipse, ¿qué es?
Si suben el volumen muy alto, van a escuchar una música muy tenue, casi imperceptible. Justo después de la voz que dice: “No hay un lado oscuro de la Luna verdaderamente, de hecho toda ella es oscura", si se escucha con cuidado, se puede percibir una versión instrumental de la canción “Ticket to Ride”, de los Beatles, sonando de fondo. Probablemente, el disco estaba sonando en las oficinas de Abbey Road, y fue recogido por los micrófonos, o quizás estaba sonando mientras entrevistaron a Jerry Driscoll, el portero de Abbey Road, que fue el autor de la frase.

¿Qué representa la portada de Dark side of the moon?"
"La idea del prisma viene de una serie de conversaciones con la banda, especialmente con Roger y Rick. Waters habló sobre las presiones de estar de gira, la locura, la ambición... y el triángulo es un símbolo de ambición. Rick buscaba algo más gráfico, menos fotográfico, algo, como el mismo dijo, más elegante que antes. El show de luces de los Floyd fue considerado como muy poderoso, y el prisma parecía ser una buena manera de reflejarlo, y ser mas gráfico al mismo tiempo". Palabras del diseñador Thor Sthorgestorm, a cargo del diseño de la tapa.

Originalmente, el Estudio Hipgnosis, a cargo del diseño, sugirió que el disco fuera lanzado con dos posters, uno con fotos de la banda, y otro con las pirámides, y dos calcomanías que representaban la noche y el día. Todo esto, propuso Floyd, metido en una caja negra. EMI accedió a todo menos a la caja negra.

Hay toda una historia detrás de las voces que aparecen en los distintos momentos del disco. Roger Waters escribió una serie de tarjetas con preguntas, luego entregadas a los asistentes de la banda, al personal de Abbey Road, y hasta a Paul y Linda McCartney, que se encontraban grabando en el estudio contiguo. Aproximadamente 20 preguntas fueron escritas, como "Tienes miedo a morir?", o "Qué significa la frase "El lado oscuro de la luna" para ti?".

Gran parte de las respuestas vinieron de parte de Roger "The Hat", el road manager de los Floyd, quien murió de una sobredosis en 1976. Las risas demenciales de varios temas del disco, también le pertenecen.



Si hay un punto a resaltar del disco, más allá de lo musical, es la ingeniería que permitió tal sonido. El Dark Side of the Moon representa una de los puntos más altos de la historia, técnicamente hablando. Expertos consideran que ningún otro álbum en la historia de la grabación posee tal cantidad de detalles de ingeniería. Sin embargo, el disco se grabó en un estudio de tan sólo 16 canales, lo cual era para su época sumamente avanzado, aunque actualmente se consideraría un estudio modesto.

De todos modos, la mezcla fue motivo de discusiones arduas entre Waters y Gilmour. Roger se inclinaba a favor de que el álbum fuera mezclado sin efectos, mientras que David deseaba que la mezcla fuera realizada con todo el eco y reberveración que hiciera falta. Estas dos posturas pusieron en un grave compromiso al productor Alan Parsons, quien no tuvo mas remedio que llamar a alguien que lo sacara de semejante apuro. Así fue que contactó a Terry Thomas para que realizara las mezclas. Tanto Roger como David acordaron no ir al estudio ni interferir mientras Terry realizaba las mezclas, aunque ambos incumplieron el pacto la primera noche. Terry terminó como supervisor de mezclas, dejando que ambos mezclaran el disco.

Parsons recibió un Grammy como "mejor ingeniería para un álbum”.

Existe gran cantidad de versiones no oficiales y tributos de El lado oscuro de la Luna. Uno de los más sorprendentes es la versión "Dark Side of the Moon A Cappella", una versión solo vocal, donde ningún instrumento fue utilizado en la grabación. También existe una versión realizada por un cuarteto de Cuerdas, la cual recibió el beneplácito de Roger Waters. Uno de los más bizarros tributos realizados al álbum.

Uno sugestivo rumor indica que Waters habría escrito Dark side of the moon como una banda de sonido alternativa para la película Mago de Oz. Aunque Alan Parsons, e incluso el tecladista Richard Wright, desechan tal teoría. De todos modos, algunos fanáticos de la banda indican que si se da play al disco y a la película al mismo tiempo, todo tiene un sentido notorio.

Pruébenlo.



De movida, Dark side of the moon generó ventas descomunales, y llegó al puesto número 1 de los más vendidos. Lo curioso es que David Gilmour había apostado con el manager Steve O'Rourke, que el álbum no pasaría del Top 10.

Algunos datos: No existe otro álbum que haya permanecido tanto tiempo en la lista Top 200. El álbum aparece en el libro de records Guinness como el álbum de mayor duración en carteleras, con 591 semanas consecutivas, algo así como 11 años y 4 meses.

El álbum ha recibido 25 disco de Oro, y 3 discos de platino. Datos oficiales hablan de aproximadamente 34 millones de copias vendidas en todo el mundo.

Estos datos dan dimensión del éxito de la obra, pero sólo escuchándola se puede entender esta pieza artística y revolucionaria, en todo sentido.

Vaya nuestro homenaje a Waters, Gilmour, y una banda que cambió la mirada del mundo de mucha gente.

2 comentarios:

  1. Esta banda cambió la miradad de mi mundo. No hay dudas de ello. Gracias por un homenaje más que merecido. No hay nada en el universo musical, a mi juicio, que se le compare.
    No les dejo éxitos, porque se empeñan en esquivarlo, por lo tanto, les dejo besos y felicidades!!!

    EVI.

    ResponderEliminar
  2. Excelente artículo. Me encanta seguir descubriendo detalles sobre esta banda única e irrepetible. Unos monstruos de la música =)

    ResponderEliminar