lunes, 9 de noviembre de 2009

LA CAUSA JUJEÑA



 Por Matías Alba

Hasta el reciente escrache ocurrido al político radical Gerardo Morales, Milagro Sala era un personaje desconocido en Buenos Aires. Sin embargo, en Jujuy esta mujer es clave para entender la política local y la relación con el gobierno nacional.

Sala tiene 46 años, es madre de dos chicos y desde los 14 milita en el Justicialismo. “Yo me fui muy chica de mi casa y me metí a trabajar en el peronismo”, cuenta. No obstante, a principios de este año, varios medios nacionales ya se habían ocupado de desentrañar a este personaje cuando la Presidente Cristina Fernández de Kirchner viajó a la provincia norteña para seguir alimentando el ascenso de Sala en la agrupación Túpac Amaru, una organización territorial que creció mucho en la capital jujeña a partir de las cooperativas de construcción de viviendas.

Igualmente, tratar de entender o desojar a una persona como Milagro, creo que es meterse en un tema tan pantanoso como complejo. Primero, porque por un lado está su audacia y solidaridad con los más necesitados (eso absolutamente nadie lo puede negar). Y por el otro, se encuentra la llamativa relación con la presidente, los millonarios subsidios que recibe y los repudios que esta mujer recibe en su provincia por parte de muchos coterráneo: se la relacionaba con faltante de dinero en el seno del Banco de Acción Social –Casa Central - y algunos hasta la llaman la 'dictadura' de Jujuy. Además, la señalan porque Sala recibe decenas de miles de planes de empleo, en una provincia con una enorme desocupación y la más antigua tradición piquetera.

Obvio, ahora vienen todas las preguntas que se hacen en estos casos: ¿una cosa quita la otra? ¿lo importante es lo que hace, no cómo? ¿los millones que recibe por mes (casi 8.000.000) está TODO volcado en las labores sociales? ¿Está bien que acepte ser una bandera política para poder “ayudar” a los demás o a ella misma?



Después trataremos de llegar o acercarnos a encontrar algunas repuestas para esta dudas, pero ahora seguiremos conociendo a esta mujer que cuando nació, su primera cuna fue una caja de zapatos, que luego cayó en adicciones y hasta estuvo presa. Pero lo más relevante es lo que generó en tan sólo una década: 15.000 puestos de trabajo, abrió cinco fábricas, cuatro centros de salud, construyó 3.500 viviendas, 18 polideportivos, tres escuelas con 1.500 alumnos y alimenta a 45.000 chicos por día.

Guauuu…, ¿cuánto no?

Sin embargo, para Sala no es todo color de rosa. Según www.po.org.ar (la página oficial del Partido Obrero): “Sala tiene un aparato de matones que golpea a los activistas que se retoban. Hasta disciplina a golpes de palo a los marchantes, que la misma puntera esgrime y llama “palo psicológico”, según denunciaron los trabajadores de El Carmen. No podían faltar los “peajes” bajo apercibimiento de perder el plan, bingos sistemáticos obligatorios que sólo en la localidad recaudaban en conjunto alrededor de 3.500 pesos mensuales. Los bolsones trimestrales del gobierno les salían muy caros a los compañeros. La cuestión de las cooperativas de vivienda (cincuenta para construir doscientas viviendas en todo Jujuy por parte de la CTA) no sólo no constituyó una salida al hambre general y mucho menos al déficit de viviendas, sino que se transformó en otro terreno de maniobras fraudulentas, porque sus dineros no son manejados por cada cooperativa, sino por la “caja negra” de Milagros Sala”.



En este contexto, Jorge Paganetti, presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Jujuy, denunció también que la oficialista maneja fondos millonarios en forma de subsidios pero no deja que se auditen esos fondos públicos. "Seguramente no debe estar cumpliendo con las pautas establecidas", afirmó.

Desde la Auditoría General de la Nación se comprometieron "a hacer todos los pasos necesarios para fiscalizar", los subsidios y otras asignaciones que recibe la controvertida Milagro Sala. Pero por el momento: nada.

Según Paganetti, incluso los nativos están asombrados por la discrecionalidad con que maneja los fondos. Además, planteó dudas sobre "si el sistema de distribución de estos subsidios es lo que realmente el país necesita para ayudar a los que menos tienen". "Seguramente los fondos no están llegando a quienes corresponde de acuerdo al objetivo planteado oportunamente cuando se entregan los fondos", concluyó.



Sala responde, tranquila: “Ya terminamos de construir unas 3.500 viviendas y el objetivo es realizar otras 500. La plata llega desde el Gobierno Nacional que le otorga ese dinero a la provincia y de ahí a la ciudad. A través del intendente, Raúl Jorge, llega directamente a nuestra agrupación”.

Además, la gran cantidad de gente que apoya a la jujeña y la otra gran cantidad que recibió su ayuda no para de agradecer el dinero que el Estado destina a la agrupación y, obviamente, a Sala, porque ella fue la encargada de lograr que los 7.900.000 viajen a Jujuy y a los más necesitados.

Como verán –o escucharán- es un tema que resulta imposible colocarle el punto final (a mi mismo me sucede). En mi mente no puedo dejar de pensar todo lo que hizo, hace y ¿hará? esta mujer. Pocas veces visto. Pero por el otro no quiero dejar de lado las cientos de denuncias que hay en su contra, su amistad con el Gobierno de turno que huele a total conveniencia –por ambas partes-, su pasado de cabecilla de una fracción de la barrabrava de Gimnasia y Esgrima de Jujuy, denominada "La banda de la Flaca" (con ese apodo se conoce a Sala en su provincia) ni de su nuevo sobrenombre de "la Gobernadora", en función de sus amplios poderes.



Qué dilema..qué lástima.

¿Se imaginan este país con 50 como Milagro Sala? Mmmm, cómo será… en todo sentido.

1 comentario:

  1. Abrazo la causa del movimiento popular más grande de nuestro país.

    Un ejemplo de lucha, solidaridad y conciencia de clase.

    Ojala hubiese varias Sala mas...

    ResponderEliminar