lunes, 29 de marzo de 2010

CARTA DE UN MILICO (CUALQUIERA)

Por Facundo Bianco

Siempre sentí que menospreciaron nuestro trabajo. Definitivamente, creo que los argentinos subestimaron nuestro Proceso de Reorganización Nacional. Hablan de muertos, como si lo único que hubiésemos hecho quienes estábamos al servicio de la Nación, fue combatir peligrosos peronistas-marxistas.

No señor. Fuimos encomendados por el poder divino que brindan Dios y la Patria, para convertir la Argentina en un país hecho y derecho.

Sí, terminamos con el terrorismo marxista y con la juventud revanchista. Pero también…

Generamos una deuda externa impagable.
Convertimos el Estado de Bienestar en una máquina burocrática de aniquilamiento.
Destrozamos el sistema ferroviario que atravesaba el país a lo largo y a lo ancho.
Hundimos la industria nacional.
Colonizamos la cultura.
Sembramos el temor en el espíritu de generaciones enteras.
Sacrificamos el sistema educativo.
Intervenimos las Universidades.
Eliminamos la militancia.
Hicimos más ricos a los ricos, y más pobres a los pobres.
Extendimos la miseria por todo nuestro territorio.
Acatamos y practicamos el Plan Cóndor, impuesto por Estados Unidos.
Vendimos al mejor postor en detrimento del país.
Ganamos un Mundial de fútbol.
Hipotecamos el futuro de los argentinos.
Asesinamos mentes brillantes como la de Rodolfo Walsh.
Condenamos talentos culturales y políticos al exilio.
Desaparecimos jóvenes con iniciativa.
Dimos fin a la cultura del trabajo.
Vapuleamos el orgullo y la pertenencia nacional.
Generamos medios de comunicación obedientes y dependientes.
Guardamos las urnas bajo llave.
Violamos todas las leyes de la Constitución.
Aislamos el interior del país de Buenos Aires.
Coartamos la libertad como principio.
Cerramos el Congreso.
Inculcamos el individualismo y la falta de participación.
Callamos las voces de los descamisados.
Perseguimos abuelas, mujeres y niños.
Torturamos trabajadores y estudiantes.
Sembramos las semillas que recogieron Menem y Cavallo...

Y cuando nos estábamos yendo, mandamos al muere a miles de jóvenes en Malvinas.

Sí, desaparecimos 30 mil. Pero todo esto también lo hicimos nosotros.

No se olviden.

1 comentario: