viernes, 30 de abril de 2010

DISCOS DEL CARAJO XX: ALTA SUCIEDAD


Por el Chaucha Bianco

Hay coincidencia. En épocas de quórum (o falta de), en tiempos de porcentajes y números opuestos, en días de discusiones y veredas de en frente, sucede que hay algunas pocas cosas que generan coincidencias.

Que Messi es el mejor jugador del mundo, que a Carrió le chifló el moño, que a Nico Repetto se le pasó su cuarto de hora, que Chacarita le hace mal al fútbol, que Fabbiani está gordo, que a Graña lo van a cagar a trompadas muy pronto, que Charly es un ser paranormal, o que el helado de frutilla es más rico al agua que a la crema…

Todas estas cosas generan coincidencias, sonrisas cómplices, miradas complacientes y meneos verticales de cabeza, con un “claaaaaaaaro” que suena a coro popular. 


Coincidencias, aprobación general, punto de encuentro. Eso y más, genera el artista y el álbum que presentamos hoy, en una nueva edición de Discos del Carajo.

Esquivando el Éxito los invita a brindar esta noche, con el amigo de todos y cada uno, con el Salmón, con Andrés Calamaro, y su Alta Suciedad.


Alta Suciedad es el primer disco de una nueva etapa de Andrés. Una nueva de varias que tuvo Calamaro, de paso por Raíces, Los Abuelos de la nada, temprana carrera solista, invitado de todos, Madrid… No vamos a contar la historia de vida de Calamaro. Para eso existen cientos de canciones que lo retratan de cuerpo y alma a lo largo de los años.

En esta oportunidad, recién cortaba un período prolongado y sumamente exitoso con una banda que formó en España, su segunda patria. Se trata de Los Rodríguez, grupo que comandó junto a su amigo Ariel Rot en los ’90, y que le valió el reconocimiento como estrella de rock e inmaculado artista del rock de acá.

Era 1996, cuando el “Hasta Luego” de Los Rodríguez marcó la separación de la banda y el inexorable regreso al plano solista del Dylan porteño. No era su primera experiencia, como dijimos ya tenía cuatro discos solistas bajo el brazo, pero que no habían tenido el éxito esperado: Hotel Calamaro (1984), Vida cruel (1985), Por mirarte (1988) y Nadie sale vivo de aquí (1989).


Separado de sus compañeros de ruta, y con un contrato como solista en el bolsillo del saco, Andrés evaluó las opciones y, fiel a su estilo, eligió tirarse a la pileta sin tener la seguridad de si dentro había agua o cocodrilos hambrientos.

Pensó en hacer algo a solas, en su estudio madrileño llamado El Horneo Resurrecto, pero desechó la posibilidad. Necesitaba despegar de la ciudad de Sabina. Convocar amigos, repartidos a lo largo y a lo ancho del globo era otra opción tentadora. Pero no.

Calamaro hizo la más difícil. Separado del éxito como líder de una banda y con la pesada mochila de hacerse cargo como cara y estampita de su obra inmediata y futura, viajó a una ciudad con basta historia de rock: Nueva York.


Con la sola complicidad del productor Joe Blaney, Andrés se embarcó en una historia de cesionistas negros. Yendo de New Jersey a Manhattan, Calamaro y su troupe de músicos alquilados lograron intensas semanas de laburo prolijo y metódico, donde se exigen y se autoexigen a tope, antes de completar la tarea de post-producción en Miami.

Las guitarras estuvieron a cargo de Hugh McCracken, guitarrista de Lennon en "Double Fantasy". Los solos son de otro excelente guitarrista, Marc Ribot, que grabó en "Rain Dogs" de Tom Waits y en "Spike", de Elvis Costello. El tercero es Eddie Martínez.

La silla detrás de la batería la ocupó Steve Jordan, de los X-Pensive Winos, la banda de Keith Richards. Dos bajistas se repartieron la tarea: Charly Dryton (también de los Winos) y Chuck Rainey, que ha tocado con Aretha Franklin.

Lo que se dice una selección. Y se nota en el sonido cuidado de esta producción que salió en 1997.

Celeste Carballo, Palito Ortega y Antonio Escohotado pusieron voces invitadas a una obra que iba cerrando cada vez mejor.

Digo la obra, porque por entonces hablar de Alta Suciedad, todavía era un misterio. El disco maquetó varios nombres, como “El otro lado del novio del olvido” o “Decidí contarlo”.


“En este disco intenté que la música siga siendo interesante inclusive cuando yo termino de cantar, que mis canciones no tengan solamente letra, que vayan por encima de un groove, de una batería. Me vas a mentar a Dylan que dice que una canción debe ser los suficientemente heroica como para dar la sensación de poder detener el tiempo. La letra no es lo único que importa, la gente se emociona con diferentes cosas, a veces sólo hace falta una guitarra roncando y ya es un buen rock”.

Palabras de Calamaro, para darle comienzo a este gran disco que comienza con un crudo rock que le da nombre al álbum. “Alta Suciedad” es pura guitarras punteadas, riff potentes y una bajada de línea para los aristócratas de cotillón que habitan estas pampas.

Siguen “Todo lo demás” y “Donde manda marinero”, dos baladas hermosas de la más pura cepa Calamaro. Los prolijos arreglos musicales y el cuidado de las letras destacan a estos dos temas cálidos.

Canción número cuatro, y quilombo en puerta. “Loco” es un funk criollo que de movida avisa que se va a fumar un porrito en un parque. La avanzada moralista causó todo tipo de problemas a Calamaro por ese verso inicial, y el tema fue censurado en canales de música y radios fm. No en Esquivando, lógico…

El quinto tema es tan redondo que uno nunca se cansa de escucharlo. “Flaca” sonó en cada rincón de la Argentina como corte de difusión del álbum, y es un himno del artista. Historia de amor desamorado, puñales, recuerdos, un pasado mejor.


Se pone densa la cosa con “¿Quién asó la manteca?”. Sexto tema, ácido, con letanía y reclamos: “Hoy leí las noticias de hoy, eran iguales a las de ayer” canta Calamaro y pregunta “¿quién puso algo en mi vaso?”

Media Verónica es sencillamente impresionante. Emociona desde la melodía hasta los versos que denuncian que “la vida es una cárcel con las puertas abiertas”. Este tema ya había sido compuesto para el disco Chiapas”, en homenaje a los aborígenes de esa zona de Méjico, pero en otra versión.

“El tercio de los sueños”, madrileña hasta la última estrofa. La Plaza de los Toros, otra búsqueda de nuevos ritmos en este álbum polisonido.

El tema número nueve se llama “Comida china”, y es una excepción porque no cuenta con la participación de los músicos. De tono intimista, Andrés y su piano crean una obra maestra, una hermosa canción que habla de domingos normales y atardeceres inevitables.


Suena “Elvis está vivo”, un homenaje a la leyenda que descansa viendo diez canales a la vez. La voz de Palito Ortega se cuela por ahí, y Calamaro se imagina al rey del rock en una bata de seda pasando sus mejores días.

Sigue el rock con “Me arde”, uno de los cortes del disco, un tema muy Rodríguez que podría haber formado parte de alguno de sus álbumes, tranquilamente.

Otra vez se pone intimista el Salmón, y arremete con “Crímenes perfectos”, un tema cantado con el corazón en la mano, roto. “La moneda cayó por el lado de la soledad”, y Andrés lo interpreta como nunca.

El tema número trece es otra novedad en la búsqueda constante de sonidos. Se trata de “Nunca es igual”, un reggae de ocho minutos (aunque usted no lo crea), con la voz de Antonio Escohotado.


“El novio del olvido” va en código casi tanguero, un suspiro nocturno de melodías cuidadas hasta el recelo.

El disco cierra con un bonus track, una versión muy bonita de “Catalina Bahía”, aquel recordado tema de Pedro y Pablo, un amor revolucionario y prohibido, un grito de libertad en plena barbarie asesina.



El disco superó las 500 mil copias vendidas en todo el mundo, y se convirtió así en el segundo disco más vendido del rock argentino, después de “El amor después del amor”, de Fito Páez.

Durante la gira de presentación, varios artistas se subieron al barco del capitán Calamaro, entre ellos el propio Fito Páez, y el vecino Joaquín Sabina.

Un dato que demuestra la vigencia de este álbum perfecto se desprende de una encuesta de la revista Rolling Stone, que lo ubica, diez años después, en el décimo puesto entre los 100 mejores discos del rock local. Fueron 180 músicos y periodistas de rock los que dieron la venia y votaron esta majestuosa obra del Salmón.

Quizás haya sido este el comienzo de la hemorragia compositiva en la que se convirtió la obra de Calamaro, con sus muchos discos y muchas canciones surgidas en cualquier momento, y en cualquier lugar.

Pero este disco es el legado más perfecto del amigo de todos. Gracias Andrés, gracias por generar coincidencia.

Lista de temas:
1. Alta Suciedad
2. Todo lo demás
3. Donde manda marinero
4. Loco
5. Flaca
6. ¿Quién asó la manteca?
7. Media Verónica
8. El tercio de los sueños
9. Comida china
10. Elvis está vivo
11. Me arde
12. Crímenes perfectos
13. Nunca es igual
14. Novio del olvido
15. Catalina Bahía

domingo, 25 de abril de 2010

HAY QUE CIVILIZAR AL PEPE

Arrastrado por el compañero Aiub, Chaucha se fue a ver a la Catalina y llegó a una conclusión, entre tanta Corte de la Haya, Río Uruguay y Piquete ambientalista:

Hay que civilizar al Pepe.

jueves, 22 de abril de 2010

MADRE TIERRA O MUERTE



Mensaje de Eduardo Galeano dirigido a la Cumbre de la Madre Tierra.
 
El lunes comenzó en Cochabamba, Bolivia, la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, convocada por el presidente boliviano Evo Morales. Galeano no pudo viajar, pero mando su fuerza charrúa.


Los derechos humanos y los derechos de la naturaleza son dos nombres de la misma dignidad”  

Lamentablemente, no podré estar con ustedes.

Se me atravesó un palo en la rueda, que me impide viajar.

Pero quiero acompañar de alguna manera esta reunión de ustedes, esta reunión de los míos, ya que no tengo más remedio que hacer lo poquito que puedo y no lo muchito que quiero.

Y por estar sin estar estando, al menos les envío estas palabras.

Quiero decirles que ojalá se pueda hacer todo lo posible, y lo imposible también, para que la Cumbre de la Madre Tierra sea la primera etapa hacia la expresión colectiva de los pueblos que no dirigen la política mundial, pero la padecen.
Ojalá seamos capaces de llevar adelante estas dos iniciativas del compañero Evo, el Tribunal de la Justicia Climática y el Referéndum Mundial contra un sistema de poder fundado en la guerra y el derroche, que desprecia la vida humana y pone bandera de remate a nuestros bienes terrenales.

Ojalá seamos capaces de hablar poco y hacer mucho. Graves daños nos ha hecho, y nos sigue haciendo, la inflación palabraria, que en América latina es más nociva que la inflación monetaria. Y también, y sobre todo, estamos hartos de la hipocresía de los países ricos, que nos están dejando sin planeta mientras pronuncian pomposos discursos para disimular el secuestro.

Hay quienes dicen que la hipocresía es el impuesto que el vicio paga a la virtud. Otros dicen que la hipocresía es la única prueba de la existencia del infinito. Y el discurserío de la llamada “comunidad internacional”, ese club de banqueros y guerreros, prueba que las dos definiciones son correctas.

Yo quiero celebrar, en cambio, la fuerza de verdad que irradian las palabras y los silencios que nacen de la comunión humana con la naturaleza. Y no es por casualidad que esta Cumbre de la Madre Tierra se realiza en Bolivia, esta nación de naciones que se está redescubriendo a sí misma al cabo de dos siglos de vida mentida.

Bolivia acaba de celebrar los diez años de la victoria popular en la guerra del agua, cuando el pueblo de Cochabamba fue capaz de derrotar a una todopoderosa empresa de California, dueña del agua por obra y gracia de un gobierno que decía ser boliviano y era muy generoso con lo ajeno.

Esa guerra del agua fue una de las batallas que esta tierra sigue librando en defensa de sus recursos naturales, o sea: en defensa de su identidad con la naturaleza.

Hay voces del pasado que hablan al futuro.

Bolivia es una de las naciones americanas donde las culturas indígenas han sabido sobrevivir, y esas voces resuenan ahora con más fuerza que nunca, a pesar del largo tiempo de la persecución y del desprecio.

El mundo entero, aturdido como está, deambulando como ciego en tiroteo, tendría que escuchar esas voces. Ellas nos enseñan que nosotros, los humanitos, somos parte de la naturaleza, parientes de todos los que tienen piernas, patas, alas o raíces. La conquista europea condenó por idolatría a los indígenas que vivían esa comunión, y por creer en ella fueron azotados, degollados o quemados vivos.

Desde aquellos tiempos del Renacimiento europeo, la naturaleza se convirtió en mercancía o en obstáculo al progreso humano. Y hasta hoy, ese divorcio entre nosotros y ella ha persistido, a tal punto que todavía hay gente de buena voluntad que se conmueve por la pobre naturaleza, tan maltratada, tan lastimada, pero viéndola desde afuera.

Las culturas indígenas la ven desde adentro. Viéndola, me veo. Lo que contra ella hago, está hecho contra mí. En ella me encuentro, mis piernas son también el camino que las anda.

Celebremos, pues, esta Cumbre de la Madre Tierra. Y ojalá los sordos escuchen: los derechos humanos y los derechos de la naturaleza son dos nombres de la misma dignidad.

Vuelan abrazos, desde Montevideo.

jueves, 15 de abril de 2010

EL FUSILAMIENTO DE SEVERINO DI GIOVANNI


El 1º de febrero de 1931 fue fusilado el anarquista expropiador de origen italiano Severino Di Giovanni, quien con asaltos y atentados, logró tener en jaque a la policía del país durante seis años. Tras despedirse de su familia, Di Giovanni fue ejecutado en el patio de la penitenciaría de la calle Las Heras ante varios testigos, entre los que se encontraba el escritor Roberto Arlt, quien en un artículo -transcripto a continuación- narró los últimos momentos de vida del anarquista.


El condenado camina como un pato. Los pies aherrojados con una barra de hierro a las esposas que amarran las manos. Atraviesa la franja de adoquinado rústico. Algunos espectadores se ríen. ¿Zoncera? ¿Nerviosidad? ¡Quién sabe!

El reo se sienta reposadamente en el banquillo. Apoya la espalda y saca pecho. Mira arriba. Luego se inclina y parece, con las manos abandonadas entre las rodillas abiertas, un hombre que cuida el fuego mientras se calienta agua para tomar el mate. Permanece así cuatro segundos.

Un suboficial le cruza una soga al pecho, para que cuando los proyectiles lo maten no ruede por tierra. Di Giovanni gira la cabeza de derecha a izquierda y se deja amarrar.

Ha formado el blanco pelotón fusilero. El suboficial quiere vendar al condenado. Éste grita: “Venda no”.

Mira tiesamente a los ejecutores. Emana voluntad. Si sufre o no, es un secreto. Pero permanece así, tieso, orgulloso. Di Giovanni permanece recto, apoyada la espalda en el respaldar. Sobre su cabeza, en una franja de muralla gris, se mueven piernas de soldados. Saca pecho. ¿Será para recibir las balas?

- Pelotón, firme. Apunten.

La voz del reo estalla metálica, vibrante:

- ¡Viva la anarquía!

- ¡Fuego!


Resplandor subitáneo. Un cuerpo recio se ha convertido en una doblada lámina de papel. Las balas rompen la soga. El cuerpo cae de cabeza y queda en el pasto verde con las manos tocando las rodillas. Fogonazo del tiro de gracia.

Las balas han escrito la última palabra en el cuerpo del reo. El rostro permanece sereno. Pálido. Los ojos entreabiertos.

Un herrero martillea a los pies del cadáver. Quita los remaches del grillete y de la barra de hierro. Un médico lo observa. Certifica que el condenado ha muerto. Un señor, que ha venido de frac y con zapatos de baile, se retira con la galera en la coronilla. Parece que saliera del cabaret. Otro dice una mala palabra.

Veo cuatro muchachos pálidos como muertos y desfigurados que se muerden los labios; son: Gauna, de La Razón, Álvarez, de Última Hora, Enrique González Tuñón, de Crítica y Gómez de El Mundo.

Yo estoy como borracho. Pienso en los que se reían. Pienso que a la entrada de la Penitenciaría debería ponerse un cartel que rezara:

- Está prohibido reírse.

- Está prohibido concurrir con zapatos de baile.


Roberto Arlt

miércoles, 14 de abril de 2010

¿DÓNDE VAS?

LA GUERRA QUE NUNCA TERMINA


Por Iparraguirre, Etienne

La guerra empezó desprolija y de improvisto el 2 de abril de 1982, en pleno gobierno de facto de Leopoldo Galtieri, con la ayuda del General Menéndez, gobernador militar de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur, y, entre otras cosas, represor de la dictadura que achicaba el país por esos años. Reformulemos: el conflicto bélico tomó por sorpresa a la sociedad civil, pero no a los militares que ya venían planeando su estrategia de ocupación por las armas varios años antes del estallido de abril, a cualquier costo, obviamente. 746 soldados argentinos muertos y 1608 heridos, contra 268 muertes del lado británico fueron suficientes para aceptar nuestro sabido fracaso el 14 de junio de 1982, día en que las tropas argentinas se retiraron de las Islas y los ingleses usurparon definitivamente los tres archipiélagos.

La vuelta sería gloriosa, pensaban los héroes que sí defendieron nuestra patria. A cambio de eso los escondieron como si no lo fueran, les negaron una asistencia psicológica e incluso médica. Se produjo en torno a ellos un vacío social, de la mano un proceso de desmalvinización por parte de las autoridades.


Hay demasiados grises en torno al conflicto. Militares que se jactaron de reprimir y golpear a los conscriptos en cada rincón del cuerpo, sumado a una más brutal aún tortura psicológica, que todavía hoy siguen impunes hace que el imaginario colectivo nacional todavía no pueda aceptar la derrota. No solo por el territorio sino por la injusticia, que por ejemplo, le aseguró a Menendez una pensión honorífica de veterano de Guerra del Atlántico Sur (decreto 886/05), y un indulto menemista a pesar de tener bajo la alfombra 47 casos de homicidio, 76 de torturas y cuatro de robo de bebes durante el último golpe de Estado. Aunque todo demuestraba que hay que ser pesimista la sentencia a cadena perpetua para Menendez en una cárcel común llegó con el invierno del año 2008. 

El Estado argentino tardó ocho años en aprobar un beneficio social. Recién fue a principios de los noventa, con el Gobierno de Carlos Saúl, cuando los ex combatientes recibieron su primera pensión de guerra mensual de 315 dólares, que incluía tanto a soldados conscriptos como a oficiales y suboficiales de las Fuerzas Armadas. En 1994, el siguiente paso del Carlos fue crear la Comisión Nacional de Veteranos de Malvinas, no sin ningún negociado por atrás. La ayuda fue aprovechada también para la utilización irregular de esos recursos. Durante la administración de este gobierno el número de veteranos inexplicablemente se duplicó, según las cifras del Ministerio de Defensa llegó a los 22 mil registrados, cuando en 1982 eran 10.000. El clientelismo político y muchas irregularidades en las pensiones estatales se apoderaron del beneficio.


Desde el año 2004 se destinan 427 millones de pesos anuales en pensiones honoríficas. Este se trata del único beneficio económico que hoy reciben los 20.030 casos que actualmente reconoce el Estado. Son 14.503 los que corresponden a ex combatientes y familiares de los fallecidos en combate, y los 5.527 restantes a personal de las Fuerzas Armadas que actuaron en Malvinas. Equivale a tres pensiones mínimas y rasguña los 1600 pesos.

Claro que este decreto es un avance, logró triplicar la cifra que cobraban los veteranos de guerra desde 1988, pero sigue sin incluirlos en el mapa social. Desde el centro de ex combatientes Islas Malvinas de La Plata el reclamo fue siempre el mismo: “que no cobren las pensiones los militares, quienes al regresar de Malvinas siguieron cobrando su sueldo, a diferencia de los conscriptos. Además, sigue en deuda la atención sanitaria y psicológica pos guerra para los ex combatientes, contención que debería brindar el Estado”.


No olvidemos que los trastornos y costos de haber vivido una situación traumática de la escala de lo que fue esta guerra deja secuelas que acompañan toda la vida, y que muchas veces buscan la muerte. No hay cifras oficiales, solo las de cada Centro de ex combatientes, pero se estima que han ocurrido ya entre 350 y 500 casos de suicidios desde que terminó el combate.

La realidad es que hoy, y estas vez sí con cifras oficiales surgidas de un censo nacional de veteranos realizado por el Gobierno, un 43 por ciento de los veteranos no tiene donde vivir y un 36 por ciento sufre problemas de salud. La duda que me surge es: Como país y como gobierno, ¿no deberíamos concentrarnos en salvar estas vidas en vez de volver a instaurar un nacionalismo autocreado, como en aquel momento, con el fin de alcanzar intereses políticos de los cuales ni siquiera conocemos la magnitud?. Luego de estas pocas líneas salta a la vista que los veteranos nunca fueron un tema muy urgente en la agenda política de los sucesivos gobiernos, eso está claro. Lo importante siempre fue recuperar territorio que obviamente nos pertenece por haberlo descubierto y colonizado, por cuestiones geográficas y por derecho, pero me despierta cierta desconfianza que el reclamo solo quiera recuperar la soberanía entre otras cosas porque las Islas Malvinas tienen recursos que necesitamos para que nuestras reservas no se agoten en dos años. No es malo reclamar nuestros derechos, pero si lo es olvidarse de los derechos de los que murieron y de los que volvieron luego de pelear por la Patria.


martes, 13 de abril de 2010

RADIO CARLÍN, SEGUNDA INVASIÓN


Otra vez sopa. 

Nuevamente nuestra señal ha sido invadida por apocalípticos noticiosos de una famosa corporación mediática.

Desde ya, pedimos disculpas a nuestros miles de oyentes por las posibles suceptibilidades heridas por la frecuencia intrusa. Pero no nos hacemos cargo.

No se volverá a repetir. Esperamos.


AHORA DICEN QUE KIRCHNER VA POR EL JOCKEY CON PATINES DE CUATRO RUEDAS
Según fuentes de la Municipalidad de Las Grutas, el ex presidente querría avanzar con la compra de los derechos televisivos de la liga interprovincial de jockey sobre patines de cuatro ruedas. Con esta nueva embestida, los K pretenden instalar su propaganda a través de la televisación de todos los deportes nacionales.

RECESIÓN ECONÓMICA
Se batió record de turismo en Mar del Plata, y nunca se vendieron tantos autos en la historia de este país, pero cayó abruptamente la venta de fósforos marca Fragata, en su versión caja familiar de 350 unidades. Los indicadores demuestran que la caída marca un 1.7 por ciento menos de ventas, en relación al mismo período del año pasado. Esta crisis económica preocupa a los inversionistas estadounidenses.

ESTAMOS RODEADOS
Vecinos de La Horqueta cortan la Autopista del Sol en señal de protesta por el terrible hecho de violencia que vivió la Familia Queso con Panc, el pasado lunes. Según testigos, la tradicional familia porteña fue sorprendida por un grupo comando de pibes chorros que burlaron la custodia privada y se llevaron un valioso botín: dos lamparitas bajo consumo marca Philips de 120 voltios, iluminación cálida para exteriores. Exigen a Macri que “baje la edad de imputabilidad de 18 a 12 años, con el fin de erradicar esta lacra”, según palabras de un familiar.

JUEZ CAROLO CITA A MACRI
El alcalde de la Ciudad de Buenos Aires fue citado por el mediático Oyarbide en la causa que investiga las escuchas ilegales. La misma persecución que vivieron El Ciro y El James, hoy es sufrida por Mauricio. Fuentes que pidieron no ser rebeladas dicen que tras las escuchas estaría Néstor Kirchner, quien en un gesto de padre mal criador buscaba cumplir el deseo de su hija flogger que quería el mail del escuchado cuñado de Macri, para hacerse amiga en Facebook.

LOS K VAN POR PAPEL PRENSA
El autoritario matrimonio pretende quedarse con Papel Prensa, empresa de la que el Grupo Clarín es accionaria mayoritaria, tras un macanudo favor de Jorge Rafael, amigo de la casa. La persecución no sería sólo ideológica, sino que también pretenden usar Papel Prensa para imprimir manuales escolares de contenido peligroso para nuestros niños, con títulos como “Güemes y los gauchos del infierno”, nombre que, según especialistas, pertenece a una banda de new metal progresivo.

DESOCUPACIÓN APOCALIPTICA
Según expertos en economía y ex funcionarios, no necesariamente de gobiernos constitucionales, el país estría atravesando en los próximos meses su record histórico de desocupación. Según cifras casi oficiales de la empresa Franymaurisseanunidos, para fines de noviembre del corriente año, el 90% de los habitantes de suelo argentino no tendrá empleo y morirá asfixiados en la miseria generada por el bloque oficialista. Lilita Carrió ya dio su veredicto: “Solo Dios o el cadete Bergoglio podrán salvarnos del apocalipsis de casamientos gays y abortos al tun tun”.

PARA NO OLVIDAR
El periodista Mariano Grondona y el dirigente agrario Mario Llambías, brindarán una charla en la Universidad Católica Argentina sobre “Cómo reírse en televisión de un supuesto rumor de derrocamiento de un gobierno democrático”. La charla será inaugurada por el también periodista Joaquín Morales Sola, quien hará una disertación para “desdemonizar recambios de las autoridades antes de tiempo en favor de la democracia”.

lunes, 12 de abril de 2010

LUCA VIVE


Este no es Luca Valentino Alba, pero a falta de una foto del niño va una de su homónimo más rockero en posición fetal.

Tenemos un oyente más. Seguramente, con su inocencia joven sufrirá a su padre Cappista y Apostólico, pero tendrá unos tíos del carajo que lo llevarán por la senda correcta.

Nuestro abrazo de amor a los padres de la nueva mascota de Esquivando el Éxito.

Mati, Ali: Gracias por semejante alegría.

Bienvenido pendejo!

domingo, 11 de abril de 2010

TIZAS ROJAS


Por Apo J.I.

Las tizas no debían mancharse, pero un día de Abril de 2007 se mancharon. Y se mancharon con lo peor que puede manchar una tiza. Sangre. Sangre derramada por un docente, un tal Carlos Fuentealba quien ya no fue un tal, que dejó este mundo con 40 años, 2 hijas pequeñas y un ejemplo más de los gobernantes que en democracia se cagan en la constitución y en los derechos que tiene un trabajador para exigir ni mas ni menos que lo que dignamente le corresponde por su labor, importante por cierto en una sociedad que no debe dejar de educarse.

Era sin dudas un tipo comprometido. Por más que no faltan los Feinman o los Majul que se preguntan sobre los supuestos delitos de los Kosteki y los Santillan, de los Fuentealba y hasta de los Julio Lopez.
Y su compromiso estaba fundamentado en su activismo político y la protección de los derechos que debía tener.

Como se explica entonces que recibido de docente recien en 2005, a los 38 años, comenzó a trabajar como profesor de química en el Centro Provincial de Enseñanza Media (CPEM) Nº 69 de la Cuenca XV, uno de los barrios más pobres del oeste de Neuquén donde fue elegido por sus compañeros como delegado sindical solo por explicarles a ellos mismos que hay cosas que se piden y otras que se exigen.

Ese compromiso y ese espiritu lo llevaron a enfrentar situaciones extremas, que lo hacían volver a su casa con alguna marca de bala de goma, pero con la conciencia tranquila y sus ideas nunca escondidas.
Sin embargo, un 4 de abril no volvió a su casa. Y a tres años de su asesinato, aún se lo recuerda.


Un 4 de Abril, en el marco de una huelga del sindicato docente ATEN, perteneciente a la CTERA, se decidió hacer un corte de la ruta 22 a la altura de Arroyito como medida de protesta. La decisión fue tomada en asamblea por la mayoría de los afiliados al sindicato. Fuentealba, se supo después, no compartía la decisión de hacerla en ese lugar porque lo consideraba peligroso, pero accedió a la voluntad de la mayoría.Algo quizás sospechaba y justamente ese día la policía provincial recibió la orden del entonces Gobernador Jorge Sobisch de impedir que los manifestantes cortaran la ruta.Antes de que se efectivizara el corte de ruta, los docentes fueron reprimidos con balas de goma, gases lacrimógenos y un carro hidrante. Ni el hecho que se comiencen a retirar freno a la maldita policia, a esa fuerza destinada a defender al al sociedad pero enviada para callar las voces opuestas.

Tras una conversación entre dirigentes y policías en las inmediaciones de la ruta, se detuvo el accionar policial y los docentes se retiraron en grupo. Sin embargo las fuerzas policiales volvieron a reprimir y alli el destino de Fuentealba dio un giro irreversible.


Fuentealba se encontraba en el asiento trasero de un auto Fiat 147 que se retiraba del lugar, cuando un policía de nombre José Darío Poblete, integrante del Grupo Especial de Operaciones Policiales (G.E.O.P.) de la ciudad próxima de Zapala, disparó una granada de gas lacrimógeno hacia el auto, que se encontraba a unos 2 metros de distancia. El cartucho de gas lacrimógeno atravesó el vidrio del vehículo e impactó en la nuca a Fuentealba, causándole un hundimiento de cráneo. En el hospital provincial fue sometido a dos operaciones y finalmente murió al día siguiente, el 5 de abril.

El hecho causó conmoción y un repudio generalizado y llevó a una declaración de huelga general apoyada por las dos centrales sindicales (CTA y CGT) y simultáneamente los trabajadores de la educación, administrativos y docentes de todo el país llevaron a cabo huelgas, movilizaciones y asambleas masivas, bajo consignas como "Las tizas no se manchan con sangre", "Sobisch Asesino", "Nunca Más" entre otras.
Las movilizaciones reclamaban justicia, la renuncia y el juicio político al gobernador Sobisch, la cual nunca llegó. En vez de eso, los medios fueron el canal de declaraciones indignantes del miserable ex gobernador.


La huelga docente en Neuquén se extendió por más de 50 días y el gobierno intentó reabrir algunas escuelas reemplazando a sus directores con funcionarios de otras areas del gobierno y contratando docentes suplentes. Prueba irrefutable esta de que los entonces mandatarios provinciales no desconocían los derechos de los trabajadores.

A pesar de que las protestas en todo el país pedían el juicio político a Sobisch, la legislatura provincial se mantuvo cerrada durante casi dos meses porque los legisladores del partido oficialista, MPN, no asistieron a las sesiones. Cuando finalmente se reunió la asamblea legislativa y la oposición hizo el pedido de juicio político, este fue archivado inmediatamente por el oficialismo. Ese mismo día la Legislatura aprobó la pensión para la viuda de Fuentealba a la que se comprometió el gobierno.


Poblete fue procesado EN 2008 imputándole el juez el delito de homicidio calificado. Esta causa es llamada "Fuentealba I", e investiga la autoría material del asesinato. Se abrió otra causa judicial, llamada "Fuentealba II", que investiga responsabilidades en niveles superiores y especialmente tenía la intención de pedir la indagatoria del ex gobernador Sobisch en la causa "Fuentealba II", pero fue rechazado. 

Pasaron 3 años y el pueblo de Neuquén como todo el argentino, aún recuerdan esta locura que se llevó mucho mas que a un maestro. 

jueves, 8 de abril de 2010

SOLDADITOS


Por Facundo Bianco

Los ojos borrachos se clavaron, fijos, en los dos hielos que bailaban dentro del vaso. Y la imaginación, en estado confuso, hizo el resto: el whisky fue el atlántico, los cubitos frías islas, y el cuarto viejo y oscuro, el búnker perfecto.

La radio, prendida a triste volumen, ofició de multitud ensordecedora. Faltaba la bandera Argentina. Dio un giro viejo y defectuoso, y la vio frente suyo, alta e inmaculada, colgada de la pared.

La historia estaba armada, como un cuento perfecto donde nada puede salir mal. Comenzó la aventura.

Un llamado bastó para que alguien trajese los soldaditos de plomo. Ni miró quien. El pedido fue concreto: un grupo verde y otro rojo. Caja en mano, se quedó cautivado con el perfecto estado de los muñecos verdes. Eran nuevos, de inocencia evidente.

Los fue sacando de sus cajas, y los aventuró a saltar a la alfombra, sin paracaídas. Ahí, desperdigados y separados en tierras desconocidas, los volvió a mirar. Observó detenidamente la escena, pareció disfrutar lo que estaba por suceder.

Tomó los soldaditos rojos que había dejado a un costado, y repitió la acción: Los tiró, en la otra punta de la alfombra, y se quedó quieto, presenciando su obra de arte.

Con arranque desmedido de fuerza y falta de coordinación, movió todo su voluminoso cuerpo y se puso serio. Pisó, firme, la alfombra. Debajo de la suela de su borceguí, sintió el presencia del enemigo.

- Pedí clemencia. – le dijo – Suplicá colorado puto.

Sonrió, tiro la cabeza para atrás y trastabilló, pero evito el impacto poniendo una mano en el escritorio. Apoyó el vaso, cerró los ojos bien fuerte, miró de reojo con dificultad, y volvió a la alfombra.

Se plantó otra vez frente a los soldados rojos, y, sin mediar discurso, pisó a uno, pisó otro, y otro. Y siguió pisando a cada uno de ellos, mientras soltaba etílicas carcajadas y agitaba los brazos.

Pisó el último. Se inclinó, apoyó los brazos en sus añejas rodillas, y descansó. Segundos después, agitado, pero con el orgullo del deber cumplido, se reincorporó y alzó la frente. 

Delante de los soldaditos verdes, que permanecían inertes pero aún con vida, sonrió. Meneó la cabeza y sonrió. Y con la voz aún agitada, vociferó:

- Bien pendejos, bien. Ganamos.

martes, 6 de abril de 2010

PIQUETEROS


–¿Cómo explica el rechazo que generan los piqueteros en la clase media?
 
–Hay una cosa racista en la Argentina que nunca se planteó –siempre decimos que los otros son racistas–, y que se expresa bajo mil formas. En 2001 la clase media cantaba “piquete, cacerola, la lucha es una sola”, pero después se divorció de los piqueteros. Hay un afán de diferenciación permanente. A la clase media nunca le gustó mucho mezclarse con las masas. No es que quiere que esté mal el de abajo, pero mejor que se mantenga en su corralito. Los medios de comunicación contribuyen a construir un tipo de imagen en la que los piqueteros son marginales que salen con los rostros tapados y palos. Pero la clase media no puede entender, o no quiere, que el piquetero se cubre el rostro porque después lo busca la policía. Y así los van estigmatizando en función de sacarlos de la calle y de contraponer al trabajador con el piquetero, que es una forma de dividir a los sectores populares. Y de mostrarlos como vagos que viven de los planes, que no quieren trabajar, en contraposición con la Argentina del trabajo. En realidad un tipo de clase media siempre se la rebusca para trabajar menos, o no hacerlo. Hay discurso construido en el que se legitima el “esfuerzo” de los sectores medios, pero la realidad es muy diferente”.
 
Gustavo Ferreyra, sociólogo y escritor (Página 12, Lunes 05 de marzo de  2010)

PICA PICA


Por Etienne Baigorri

La actividad minera destruye. Con más o menos cuidados, destruye. Se lleva vidas, riqueza cultural y recursos naturales, que la pachamama ya se encargó de demostrar que a pesar de la soberbia humana son finitos. Como en todo conflicto sobran las paradojas en torno a esta industria, por un lado gobiernos vende patria y por el otro, millonarios holdings de empresas dispuestas a invertir en Argentina para explotar las minas, acabar con el agua, dejar pueblos fantasmas y llevarse todas las ganancias.

Históricamente los países Latinoamericanos hemos sido el mayor foco de explotación minera para los colonizadores europeos y británicos. A casi doscientos años de la Independencia seguimos estando a su merced, inmiscuidos esta vez en un neocolonialismo que sigue dando tanto a cambio de nada. El total de las ganancias de la actividad minera es para las empresas, un pequeño porcentaje de regalías para las provincias, y una destrucción al ecosistema que pagará el país en cuotas durante más de cien años.

En la primera Junta de 1811 ya se hablaba de la explotación minera y fue allí donde se pusieron los primeros lineamientos para la actividad que no tenía demasiados cuidados ambientales ni sociales. Julio Argentino Roca en el año 1886 estableció el primer Código Minero, en el que la ley 1919 con un poco más de astucia intentaba poner límites a la explotación y dejar en claro los derechos de cada actor involucrado (empresas extranjeras, estado y pueblo), pero el mayor foco fue puesto en una característica no repensada hasta el momento, la gran cantidad de trabajo esclavo que fomentaba esta actividad. Varios aciertos y desaciertos en materia minera pasaron por nuestros ríos, caminos y montañas hasta que Perón decidió nacionalizar la industria a través del decreto 40, plasmado en la Constitución de 1949: “Los minerales extraídos en territorio nacional son propiedad imprescriptible del Estado Argentino”. Además, dio origen a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) que explota las minas de uranio del país, siendo la Mica, el Plomo y, claramente, el oro las explotaciones mineras más significativas. 


Pero nuestra historia se repite y lo que un gobierno escribe con la mano, el siguiente lo borra con el codo. En mayo del año 1956 Eugenio Aramburu derogó el decreto del General. En 1980 bajo el lema “el fin justifica los medios” llegó una ley minera de fomento para establecer normas sobre el derecho de propiedad y de explotación, y las regalías que recibiría cada provincia. Para solucionar otras de las grandes consecuencias que trae la explotación se creó la Policía Minera, con el objetivo (nunca cumplido) de controlar que las empresas extranjeras no retornen a su casa matriz cuando ya no tienen que llevarse. El interés por esta retención es claro, las compañías vuelven a su lugar de origen y dejan como legado pueblos sin trabajo, sin transporte, sin comunicación, sin agua potable, sin riqueza natural. Eso sí, a estas localidades les sobran habitantes con afecciones cutáneas y pulmonares por la contaminación minera. Las minas abandonas de Marayes, a 150 kilómetros de la capital sanjuanina, La Rinconada en la misma provincia, La Alumbrera en Catamarca, Los Adobes en Chubut y Los colorados en La rioja, son solo algunas de las más de setenta instalaciones en el país en las que se pueden ver estas características como hilo conductor. 


Hay que saltear varios años de sabotaje minero para llegar a los noventa, con el menemato a la cabeza del país y la ideología neoliberal como brújula política. Las leyes mineras más polémicas empezaron en 1993, creadas por el tridente cipayista Carlos Menem – Domingo Cavallo – José Luis Gioja, en este último vale la pena detenerse un poco más: es el actual gobernador de San Juan y Presidente de la Comisión de Minería del Senado de la Nación por aquellos años. Además, de histórico defensor de la minería sanjuanina es agente de la compañía minera canadiense Barrick Gold, que explota Veladero desde 2005 (y hasta el 2025) y está trabajando en el proyecto multinacional más grande de Latinoamérica: Pascua Lama. Este ambicioso plan aprobado por Chile y Argentina, es el más grande en ambos territorios y ocupa uno de los primeros puestos a nivel mundial. La extracción de plata y oro a cielo abierto comenzó en junio de 2009 (y por 23 años más), y la contaminación superará a la de cinco plantas papeleras juntas.

La ley noventista más llamativa fue la de Inversiones Mineras (Nº 24.196/93), que avaló el marco legal de las demás, y es una muestra real de la predominante tendencia antinacional. Estas legislaciones proponen que los yacimientos mineros no puedan ser explotados por el Estado Nacional o sus dependencias en las provincias o municipios. Como si estos ya fuesen pocos puntos a favor de la extranjerización de la actividad, las empresas mineras no tienen retención a la exportación ni la obligación de liquidar divisas, es decir que sus ganancias no ingresan al país sino que se gira directamente a su casa matriz. Además, no pagan tasa a la importación, ni el impuesto al combustible, el mismo que todos pagamos cada vez que consumimos nafta. Para su tranquilidad, al mismo tiempo, la ley las ampara con una estabilidad fiscal a treinta años, y las deja afuera de crisis económicas internas.

En el año 2003, con las urnas como testigo, dimos inicio a la era K. Este gobierno demostró en muchos casos un quiebre con las políticas instauradas desde la dictadura hasta los noventa, pero no pecan de inocentes al dejar vigentes las leyes mineras de Gioja y el tratado de Complementación Minera Argentino-Chileno, implementado desde diciembre de 1997, que instaura la asociación de ambos países para disminuir presupuestos y aprovechar mejor la infraestructura, además de facilitar una salida directa al Océano Pacífico, obviamente para ahorrar el costo y el tiempo que implicaría el traslado a los puertos del Atlántico.


Aprovechando las ventajas políticas y económicas del Tratado la empresa norteamericana FMC Lithium Corp se instaló en el salar del Hombre Muerto, uno de los yacimientos más grandes de litio, ubicado en Antofagasta de la Sierra, en la puna catamarqueña.

El amparo estatal para la explotación minera sigue en pie durante la presidencia de Cristina Fernandez, quien en el año 2008 vetó la Ley de Glaciares, por medio del decreto 1837/08 y deja a las masas de hielo de todo el territorio (y a sus recursos de agua dulce, oro, cobre y demás) sin un marco jurídico que las preserve, y a la espera de que los imperios multinacionales las vacíen.

Como consecuencia de todas estas decisiones políticas, ya casi no hay montañas ni ríos, desde Jujuy hasta Santa Cruz, sin saltear a la hipermineria sanjuanina, que queden a salvo de las multinacionales con provenientes de Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Australia, Suiza, Sudáfrica y Japón ansiosas por desabastecer más de cinco mil kilómetros de cordillera argentina, ya ocupada por más de setenta minas en explotación, y según los contratos firmados, por lo menos por veinte años más.
 

sábado, 3 de abril de 2010

¿APOLÍTICOS?


 Por Facundo Bianco

Caemos todos en la constante generalización de las cosas, o más precisamente de los grupos humanos. Englobar, crear un universo homogéneo, etiquetar, ayuda a la clasificación, el reconocimiento, el análisis y el visto bueno (o no).

Pongámonos de acuerdo: las generalizaciones son simplistas. Ayudan, pero son simplistas. Recurrimos a ellas casi por constante inercia, pero son simplistas.

¿Por qué? Porque los grupos humanos nunca son tan sólidos en su composición, como para inferir que lo que le pasa a una porción, grande o chica, le pasa al resto. El ser humano es complejo en sí, por lo que puede deducirse que todo se potencia cuando hablamos de un grupo.

Una de las sensaciones que dejó la repleta Plaza del 24, fue la de encontrarse con más jóvenes que en tristes aniversarios anteriores. Hoy, decantando el pedido de justicia, y los análisis sobre la izquierda eterna reclamante y la defensa al modelo kirchnerista, van apareciendo preguntas y conclusiones casi en simultáneo.

¿Por qué tantos jóvenes? ¿No es ésta generación la más despolitizada que se haya visto? ¿No era que la juventud estaba en otra? ¿Que el desinterés es un patrón único entre los pibes? ¿Qué no existe más militancia? ¿Están seguros?

El discurso de jóvenes alejados de cualquier interés social y político se ha instalado hace tiempo, lo cual, de movida, no lo hace falaz. Pero da para preguntarse (por lo menos) si, efectivamente, esta generación de jóvenes está tan despolitizada como mandan.

Los medios de comunicación, reflejo social e imposición corporativa en igual medida, no colaboran. Ver a un veinteañero fundamentando una postura frente a las cámaras de TV, sucede con menos frecuencia que la ignota presencia de un eclipse solar. En cambio, se encuentran a toda hora y en todo canal, pibitos con chupines fluorescentes y ojos escondidos tras flequillos prolijamente desprolijos, o desangelados adultos de quince años consumidos por la urgencia adictiva del paco y la delincuencia como manotazo de ahogado irreverente.

Ambas situaciones existen, pero solo una se transmite.

Sin embargo, hace unos días nomás, la Plaza de Mayo reventó de gente sub30, alineados o no a columnas embanderadas. El caso testigo de la representación que sintieron miles de personas con el programa 6, 7, 8, no puede dejar de funcionar como muestra. Fuera de agrupaciones políticas (de las nuevas o de las viejas), el programa de Barone y compañía ha asumido una postura, y a partir de allí ha sembrado y cosechado adeptos, entre los que se ve mucho piberío.

Discusiones sobre la calidad del programa a parte, la presencia de tantos jóvenes identificados y autoconvocados, es suficiente para lograr que uno mire de reojo eso de “a la juventud no le interesa la política”. Sobre todo, porque se generó por fuera de los focos de militancia tradicionales, donde es más sencillo encontrar pibes con vocación social.

No se trata, desde aquí, de afirmar si el discurso es cierto o no. Simplemente, de cuestionarlo, revisar su veracidad instalada, y no desconocer su resultado. Porque, sabemos, hay intereses detrás del discurso.

No descubro nada cuando digo que, entre los logros que se puede atribuir la última dictadura militar (y sumémosle el menemismo), está la despolitización de una porción grande de la sociedad, la falta de participación y de solidaridad de clase. Ni descubro nada, ni lo niego. Pero el último 24 de marzo despertó la necesidad de auditar algunas imposiciones.

Como dijo Aliverti, en su columna de Página12 del 29 de marzo: “habrá quienes no crean que ese espíritu acometedor sea una gran noticia, por entenderla como en extremo predecible. Uno, en cambio, se siente más protegido. O menos solo”.

De eso se trata: de saber si es verdad que estamos tan solos, como se dice.

Yo creo que no.

¿Y ustedes?

DISCOS DEL CARAJO IX: TERCER ARCO


Por Chaucha

“El Pedromóvil atravesó el foso de la ciudad amarullada, la anhelada y paradisíaca (aunque para nosotros nunca veraniega) pradera Del cielito. No había ya perros ladrantes y a falta de un esférico balón no esperaban dos, a cual mejor.

Inmediatamente el traje de gimnasia estuvo puesto y corrimos por los prados estrellando pelotazos por doquier. Fue entonces cuando nuestros benditos carceleros hicieron aparición: Tío Alfredo (sagaz, ingenioso, y ya viejo conocido malabarista de varieté, recordamos no sin emoción el número “El Mago Alfredo y sus conejos sordos”) y su terrorífico e imparable compañero en bermudas Adrián “Manos de Perillas” Bilbao. La fulbia se vio a partir de entonces infinitamente interrumpida, haciendo de nuestros excitantes campeonatos azarosos encuentros discontinuos.

Bastante choto resultó entonces comprender que no había ido allí a patear y a devorar los manjares de Marta, a sentirnos como reyes gracias a Steve, a Toto, a Dieguito, la precisa presencia de Pocho y las fantasmagóricas –pero oportunas- apariciones de Gustavo. Un día llovió y la cancha se tapó y volvimos a los instrumentos y dijimos “esto suena”, así que nos agrandamos, concentramos y pusimos en cada tema todo lo que teníamos para dar: Sangre, sudor, lágrimas y rocanrol.

Fue así como descubrimos que existía un tercer arco.”


El repiqueteo de un tambor irrumpió en la tarde mansa de Palomar, mientras las lenguas Stone bien rojas y afuera de la boca, cantaban un tango Gris. Así pudo haber comenzado esta historia, que ya había nacido varios años antes.

Desde el Oeste llegaron bailando entre ritmos de timbales murgueros y riff estilo Richards, para expandir la epidemia por toda la Argentina. Y fue ese estilo, rápidamente etiquetado como “rioplatense”, lo que sorprendió al rock de acá, poco acostumbrado a este tipo de fusiones.

Armaron el baile, y en seguida ganaron adeptos, se hicieron tatuaje y bandera de muchos.

No fue éste su primer disco, pero fue el que los lanzó a la fama, el que los subió hasta el cielo, del que no se bajaron, hasta que así lo quisieron.

Esquivando el Éxito se zambulle hoy en un océano amarillo lleno de bichos. Tercer Arco, de Los Piojos, hoy, en Discos del Carajo. Candombe, murga y rocanrol. Y mucho más también.


Antes de meternos de lleno en el disco, hagamos un poquito de historia. Los Piojos son el resultado de una juntada entre amigos de Palomar, Villa Bosch y Caseros. Amparados en el histrionismo y la teatralidad de Ciro, cantante y alma mentora de la banda, Los Piojos comenzaron a yirar por boliches del Oeste del Conurbano.

La banda la completaban "Piti" Fernández en guitarra y coros, "Micky" Rodríguez en bajo y coros, Daniel Buira en batería y percusión, Pablo Guerra en guitarra y coros , Lisa Di Cione en los teclados y Martín Staffolani en el saxo.

En Capital se instalaron en el Teatro Arpegios, espacio que pasó a ser una especie de segundo hogar piojoso, donde tocaron incontable cantidad de veces. 


Justamente, después de presenciar un ritual en el reducto de San Telmo, Skay Beilinson los señaló como banda revelación, de las que venían dando vueltas por el under. Meses después, Boa Vista fue testigo del encuentro entre el violero de Los Redondos y Los Piojos, esta vez arriba del escenario.

Ya con Chac tu Chac y Ay ay ay en la calle, Los Piojos comenzaron un camino ascendente que culminaría con todos los estadios del país lleno de fanáticos, y giras por Europa durante la primera década del siglo XXI.

Allí, en la cresta de la ola, una de las bandas más convocantes en la historia de nuestra música, decidió bajar del cielo y tomarse un tiempo para que cada músico pueda darle prioridad a sus proyectos solistas. Los Piojos ya parieron Piojitos, y algunos están a punto de sacar sus discos.


Debe haber sido el primer contacto de muchos con la banda de Ciro y compañía. Tercer Arco apareció de tapa bien amarilla, con dibujos tribales de apariencia indígena, bien autóctonos.

Grabado entre junio y julio de 1996 en los míticos estudios Del Cielito, este disco puso a Los Piojos en la consideración de la prensa especializada, y en el corazón de una gran masa de público que encontró una alternativa para sus bandas de siempre, como Los Redonditos de Ricota.

La producción estuvo nuevamente a cargo de Alfredo Toth, que yahabía trabajado con ellos en Ay ay ay.

Si bien ya contaban con dos buenos álbumes, fue en Tercer Arco donde mostraron al mundo el estilo de mixtura entre el rock más clásico y los ruidos de Latinoamérica. También fue el primer disco que los encontró en estudios, sin haber terminado aún todos los temas. Gris, y Esquina Libertad se terminaron sobre la marcha. Y quedaron más o menos bien.


Comienza a girar el álbum, y Esquina Libertad es un gran arranque. El grito de guerra hecho rock y la imagen del Che en una remera de Dior, marcan la identidad de este inagotable rockito.

Le sigue Taxi boy, un tema muy piojoso, que sorprende (no a esta altura, claro) no solo por su letra, sino también por un ritmo bailable, funky, que hasta el último show de Los Piojos fue himno coreado por multitudes.

Tema número 3, nacido y concebido para ser un hit noventoso. El farolito y su pegadizo “uoh bamba uoh bamba uoh bamba uah”. Todos los veinteañeros recordamos la impresionante difusión que tuvo este tema por todos los medios de comunicación. Ciro implorando un poquito de tu amor para el corazón y una batería que retumba en la cabeza de todos.

Rocanrol puro y clásico con Shup-Shup. Guitarra rockera, la voz de Ciro en plan Jagger, y los coros que agregan un color particular a este rock para bailar toda la noche. Palo duro alcohol, palo duro rocanrol.

El quinto tema del álbum es muestra del variado estilo de Los Piojos. Al atardecer: Una canción romántica, con una guitarra rasgueada como si se tratara de un fogón, y los timbales como contención de este poema. Una hermosa canción que no pasa de moda.


Otra vez el rock, esta vez más tranquilo, aparece con Qué decis?, con las influencias stones más arraigadas que nunca, y la armónica de Ciro jugando entre melodías lentas. Nada que pensar hoy.

Tema número 7, el tema más raro del disco. Se llama Don´t say tomorrow, y es una canción absolutamente frenética, con la voz por momentos pasada a través de un megáfono, y una constante y pareja marcha.

Otra vez se ponen románticos los de Palomar, pero esta vez avisan que Todo pasa. Otro tema inolvidable, con hermosos arreglos, bien arrabalero. La ciudad gris, los bares, los cafes, el desamor, y Dolores que llora. Un consuelo para alguna mujer abandonada.

Momento futbolero del disco, botines Puma colgados del micrófono principal como cábala y veneración, y una de las cosas más hermosas que se han escrito sobre Maradona. Este tema, Marado, separado en una intro narrada por Ciro y la canción propiamente dicha se ha convertido en un hito en cada recital de Los Piojos. Una particularidad: Llegando al final de la canción, en la parte instrumental, toda la banda se ponía de espaldas al público para disfrutar del video que muestra las mejores jugadas del Diego, que se proyectaba en las pantallas al fondo del escenario.


Para bajar revoluciones, los piojos gambetean al frenético rocanrol y se ponen más melancólicos que nunca. Un tangazo, como casi todos, sobre mal de amores y desencuentros. Gris, el cielo de tus ojos, y un acordeón que emociona de triste.

Todos a bailar, se acabe el mundo o no. Muévelo, un canto a las negras murgueras tan hermosas que caminan nuestros adoquines, un ruego para que muevan sus caderas latinas.

El álbum amarillo de Los Piojos termina con una batucada impresionante a cargo de La Chilinga, grupo de percusión funfafo y dirigido por Dani Buira, que a esta altura es una comunidad educativa y artística. Verano del ’92, otro tema que sonó por todos lados, en cada fiesta, en cada boliche, en cada radio. En el video se puede ver una actuación de lo más divertida de Ciro haciendo de hombre de las cavernas.


El disco fue presentado ante la prensa en el Teatro Arpegios, la última vez que tocaron allí. Apenas unos 20 o 30 periodistas asistieron al evento, y se llevaron uno de los álbumes más exitosos de la década del 90.

Tercer Arco fue disco de oro en pocos días, y poco después doble platino, y figura entre los 100 mejores discos del Rock Argentino según la Revista Rolling Stone. Los videos de Verano del ’92 y Maradó estuvieron largo tiempo en el top ten de Mtv.

Las presentaciones después de Tercer Arco se sucedieron, marcando récords de convocatoria para la banda, que también cambió algunos de sus integrantes. Parque Sarmiento, Microestadio de Ferro y de Racing, el por entonces mítico Obras… Adonde llevaban su rock candombe, allá iban miles de personas a vivir un ritual sin calma.

De ahí al cielo. Del cielo, vaya uno a saber dónde.


“Un día llovió y la cancha se tapó y volvimos a los instrumentos y dijimos “esto suena”, así que nos agrandamos, concentramos y pusimos en cada tema todo lo que teníamos para dar: Sangre, sudor, lágrimas y rocanrol.

Fue así como descubrimos que existía un tercer arco.”