domingo, 11 de abril de 2010

TIZAS ROJAS


Por Apo J.I.

Las tizas no debían mancharse, pero un día de Abril de 2007 se mancharon. Y se mancharon con lo peor que puede manchar una tiza. Sangre. Sangre derramada por un docente, un tal Carlos Fuentealba quien ya no fue un tal, que dejó este mundo con 40 años, 2 hijas pequeñas y un ejemplo más de los gobernantes que en democracia se cagan en la constitución y en los derechos que tiene un trabajador para exigir ni mas ni menos que lo que dignamente le corresponde por su labor, importante por cierto en una sociedad que no debe dejar de educarse.

Era sin dudas un tipo comprometido. Por más que no faltan los Feinman o los Majul que se preguntan sobre los supuestos delitos de los Kosteki y los Santillan, de los Fuentealba y hasta de los Julio Lopez.
Y su compromiso estaba fundamentado en su activismo político y la protección de los derechos que debía tener.

Como se explica entonces que recibido de docente recien en 2005, a los 38 años, comenzó a trabajar como profesor de química en el Centro Provincial de Enseñanza Media (CPEM) Nº 69 de la Cuenca XV, uno de los barrios más pobres del oeste de Neuquén donde fue elegido por sus compañeros como delegado sindical solo por explicarles a ellos mismos que hay cosas que se piden y otras que se exigen.

Ese compromiso y ese espiritu lo llevaron a enfrentar situaciones extremas, que lo hacían volver a su casa con alguna marca de bala de goma, pero con la conciencia tranquila y sus ideas nunca escondidas.
Sin embargo, un 4 de abril no volvió a su casa. Y a tres años de su asesinato, aún se lo recuerda.


Un 4 de Abril, en el marco de una huelga del sindicato docente ATEN, perteneciente a la CTERA, se decidió hacer un corte de la ruta 22 a la altura de Arroyito como medida de protesta. La decisión fue tomada en asamblea por la mayoría de los afiliados al sindicato. Fuentealba, se supo después, no compartía la decisión de hacerla en ese lugar porque lo consideraba peligroso, pero accedió a la voluntad de la mayoría.Algo quizás sospechaba y justamente ese día la policía provincial recibió la orden del entonces Gobernador Jorge Sobisch de impedir que los manifestantes cortaran la ruta.Antes de que se efectivizara el corte de ruta, los docentes fueron reprimidos con balas de goma, gases lacrimógenos y un carro hidrante. Ni el hecho que se comiencen a retirar freno a la maldita policia, a esa fuerza destinada a defender al al sociedad pero enviada para callar las voces opuestas.

Tras una conversación entre dirigentes y policías en las inmediaciones de la ruta, se detuvo el accionar policial y los docentes se retiraron en grupo. Sin embargo las fuerzas policiales volvieron a reprimir y alli el destino de Fuentealba dio un giro irreversible.


Fuentealba se encontraba en el asiento trasero de un auto Fiat 147 que se retiraba del lugar, cuando un policía de nombre José Darío Poblete, integrante del Grupo Especial de Operaciones Policiales (G.E.O.P.) de la ciudad próxima de Zapala, disparó una granada de gas lacrimógeno hacia el auto, que se encontraba a unos 2 metros de distancia. El cartucho de gas lacrimógeno atravesó el vidrio del vehículo e impactó en la nuca a Fuentealba, causándole un hundimiento de cráneo. En el hospital provincial fue sometido a dos operaciones y finalmente murió al día siguiente, el 5 de abril.

El hecho causó conmoción y un repudio generalizado y llevó a una declaración de huelga general apoyada por las dos centrales sindicales (CTA y CGT) y simultáneamente los trabajadores de la educación, administrativos y docentes de todo el país llevaron a cabo huelgas, movilizaciones y asambleas masivas, bajo consignas como "Las tizas no se manchan con sangre", "Sobisch Asesino", "Nunca Más" entre otras.
Las movilizaciones reclamaban justicia, la renuncia y el juicio político al gobernador Sobisch, la cual nunca llegó. En vez de eso, los medios fueron el canal de declaraciones indignantes del miserable ex gobernador.


La huelga docente en Neuquén se extendió por más de 50 días y el gobierno intentó reabrir algunas escuelas reemplazando a sus directores con funcionarios de otras areas del gobierno y contratando docentes suplentes. Prueba irrefutable esta de que los entonces mandatarios provinciales no desconocían los derechos de los trabajadores.

A pesar de que las protestas en todo el país pedían el juicio político a Sobisch, la legislatura provincial se mantuvo cerrada durante casi dos meses porque los legisladores del partido oficialista, MPN, no asistieron a las sesiones. Cuando finalmente se reunió la asamblea legislativa y la oposición hizo el pedido de juicio político, este fue archivado inmediatamente por el oficialismo. Ese mismo día la Legislatura aprobó la pensión para la viuda de Fuentealba a la que se comprometió el gobierno.


Poblete fue procesado EN 2008 imputándole el juez el delito de homicidio calificado. Esta causa es llamada "Fuentealba I", e investiga la autoría material del asesinato. Se abrió otra causa judicial, llamada "Fuentealba II", que investiga responsabilidades en niveles superiores y especialmente tenía la intención de pedir la indagatoria del ex gobernador Sobisch en la causa "Fuentealba II", pero fue rechazado. 

Pasaron 3 años y el pueblo de Neuquén como todo el argentino, aún recuerdan esta locura que se llevó mucho mas que a un maestro. 

1 comentario:

  1. Que fácil esta sociedad deja en el olvido las cosas no?
    Despues queremos compararnos con el mundo, imaginen q ocurra esto en el "primer mundo" de Francia por ejemplo .... esta prenida fuego la torre eiffel.
    Hay q encarrilar la resistencia, y sin dudas la de ustedes es una manera en esta epoca en q esta tan de moda hablar de los medios.

    NO OLVIDAR! SIEMPRE RESISTIR!

    espero llegar a escucharlos un rato hoy.

    ResponderEliminar