lunes, 31 de mayo de 2010

BUSCANDO LA LUZ

Una semana movida para el staff de Esquivando el Exito. 

Pero el miércoles volvemos, no vaya a creer que nos fuimos.

Sin embargo, entre tantas vueltas de esta calesita, Chaucha se hizo un rato para ver el Tributo a Aeroblues, banda que formara Pappo allá por el ´77.

El Chizzo de La Renga tomó el lugar del eterno Carpo, y regaló perlitas junto a Medina, Junior, Tete, Tanque y otros, en la noche teatrera.

Arrancó así. Más o menos...

viernes, 21 de mayo de 2010

CIUDADANIA Y MEDIOS: IDENTIDADES (FRAG)MENTADAS


"El espacio mediático es un espacio de lucha simbólica por el poder. Hay actores sociales que intervienen en ese espacio forjando un “sentido común” sustentado en valores interpretativos e interpelativos que formarán la opinión de un amplio sector social que lo legitimará en sus complicidades. El rol de los medios es parte de un debate que nos debíamos. Mientras los más corporativos intentan disimularlo, la ciudadanía es parte y testigo del replanteo y los alcances de estas nuevas voces en el campo comunicacional, que vienen a formar parte de un nuevo desafío que implica la consolidación de la democracia. La apuesta es un desafío de toda la ciudadanía para comenzar a disputar, también simbólicamente, el poder y que su práctica sirva para ir más allá de una reglamentación y que la comunicación sea un ejercicio de hecho y de derecho".

Alejandro Aymú, periodista e investigador del Centro Cultural de la Cooperación.

martes, 18 de mayo de 2010

MUGICA: FE Y TERCER MUNDO


Por Apo

“Señor, perdóname por haberme acostumbrado a chapotear en el barro. Yo me puedo ir, ellos no.
Señor, yo puedo hacer huelga de hambre y ellos no, porque nadie puede hacer huelga con su propia hambre.
Señor, quiero morir por ellos, ayúdame a vivir para ellos.
Señor, quiero estar con ellos a la hora de la luz.”

Con esta oración de su autoría, el padre Carlos Francisco Sergio Mugica Echagüe resumía sus dos objetivos en la vida: Estar cerca de Dios y cerca de aquellos que lo necesitaron.

Y su fe divina, ayudada con su pies siempre sobre la tierra, lo convirtieron en un personaje por demas querido u odiado, pero sobre todo reconocido por su empeño en no ser parte de aquello que no lo hacía feliz.


Nació el 7 de octubre de 1930, en la ciudad de Buenos Aires, siendo el tercer hijo de una numerosa familia compuesta por el matrimonio de Carmen Echaüe-hija de terratenientes adinerados de Buenos Aires y Adolfo Mugica-fundador del Partido Conservador por el cual fue diputado durante el período 1938-42 y, posteriormente, Ministro de Relaciones Exteriores del Gobierno del Presidente Arturo Frondizi, en 1961. Conformaban la familia, seis hermanos más.

Su posición económica desde pequeño y la entonces posibilidad de estudiar sin trabajar, lo llevó a formarse en colegios de mucho prestigio, como la escuela primaria Cinco Esquinas y el Colegio Nacional Buenos Aires, donde cursó el secundario aunque por problemas de conducta debió rendir tercer y cuarto año en el Instituto Libre de Segunda Enseñanza, donde forjó una gran capacidad intelectual, además de un gran talento deportivo en futbol, tenis, natación y boxeo.

Ya en 1949 comienza en la Universidad de Buenos Aires sus estudios de Derecho (durante dos años) y, allí, entabla gran amistad con Roberto Guevara Lynch, uno de los cinco hermanos el Che” Guevara, con quien inició una amistad que se prolongaría con el tiempo y cuyo basamento más firme sería la admiración de ambos por el mítico guerrillero. Aproximándose el Año Santo, decide viajar con varios sacerdotes y con su íntimo amigo, Alejandro Mayol, a Europa donde comienza a madurar su idea de ingresar en el seminario, algo que concretará ya para 1952.


Como sacerdote comienza a escribir en una revista de seminaristas y desde ese momento deja entrever sus nociones sobre la vida pastoral y la acción social, las cuales bien combinadas, podían “darle a la sociedad algo de lo que pierde el hombre en sociedad”, según sus propias palabras.

Su compromiso con los pobres se va acentuando y comienza a integrar grupos misioneros en diferentes puntos del interior del país y tras ocho años de estudios, es ordenado sacerdote en diciembre de 1959 y desde ese dia, su obra le da una vuelta de tuerca a su vida porque es el momento donde descubre y vivencia el subdesarrollo y la pobreza en su máxima expresión.

Ya de regreso en Buenos Aires, entre los años 1960 a 1963, estuvo cumpliendo funciones como vicario cooperador a la parroquia Nuestra Señora del Socorro, en Barrio Norte, además de asesor de la Juventud de Acción Católica, en su ex colegio Nacional Buenos Aires y entre los universitarios de Medicina y Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, ademas de desempeñarse como profesor de Teología en la Universidad del Salvador, en las Facultades de Psicopedagogía y de Derecho. 


Sin dudas, se destacó por otro tipo de labor desde que fue solicitado por la escuela “Paulina de Mallinkrodt”, en la villa miseria Nª 31 del barrio de Retiro, para cumplir funciones de Capellán.

Sus ideas sobre el capitalismo y sobre la injusticia social ya estaban bien delimitadas

A esta altura, el Padre Mugica pudo haber tenido una vida acorde al nivel de la clase social a la cual pertenecía, transitando una carrera eclesiástica en constante ascenso, acompañada de las dignidades y cargos importantes correspondientes, en ese momento la amistad de su padre con el entonces arzobispo de Buenos Aires, cardenal Antonio Caggiano, quien le propone a un recién consagrado, desempeñarse como uno de sus secretarios en la curia. Sin duda esta designación favorecería mutuas conveniencias pues el doctor Mugica se beneficiaba brindando a su hijo la posibilidad de una carrera eclesiástica y, el jefe máximo del arzobispado porteño se aseguraba contar con la venia del poder político teniendo a su lado a un familiar directo de un personaje público muy influyente para la época.


Pero Mugica sorprendió a propios y ajenos comunicándole al cardenal su deseo de realizar su trabajo pastoral en regiones pobres y miserable, eso que ya se había convertido en una experiencia determinante de su vida.

En el año 1967 había decidido interrumpir toda actividad por un año dirigiéndose a París para estudiar, en el Instituto Católico, Epistemología y Semiología, Doctrina social de la iglesia, y Comunicación social y Teología. Fue en París, donde Carlos Mugica tomó conocimiento por carta, de la existencia (es el Nacimiento del MSTM) del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo y automáticamente envió su adhesión incondicional. También inició su colaboración en el Equipo Intervillas, fundado el 2 de agosto de 1968, mérito y dedicación del p Jorge Goñi, también “cura villero”.

Cuando Mugica regresa a la Argentina, se entera de su reemplazo en la capellanía de las religiosas de Mallinckrodt por el padre Julio Treviño. Simultáneamente, la parroquia San Martín de Tours, a cargo de sacerdotes asuncionistas decide abrir una capilla en la villa de Retiro (que era de su jurisdicción parroquial) y le ofrece al Padre Carlos su desempeño. Sin dudar, el Cardenal Caggiano lo confirma y comienza allí la obra con la gente de la villa. Sin demoras, y con la enorme ayuda económica de su hermano Alejandro, se levantó un salón multiuso, de ese modo, en el barrio Comunicaciones se levantó la capilla “Cristo Obrero” en la cual el Padre Mujica ejerció la máxima actividad pastoral entre sus “hermanos villeros”.


La ola de violencia que afectaba al país con el gobierno de facto del General Onganía, lo llevó a reflexionar sobre la violencia institucionalizada y la violencia revolucionaria. La postura de Mugica y su cercanía a miembros de la Organización Montoneros, tiempo atrás, además de una actitud, podría decirse, hasta ese momento, poco clara, sobre la violencia, lo llevaron también a la cárcel a Mugica. Además, el arzobispo Juan C. Aramburu, suspendió al Padre Carlos en sus licencias ministeriales por treinta días, noticia que a Mugica le llegó estando en prisión y a través de los diarios.

Sin embargo, sus ideas de no apelar a la violencia le trajo serios enfrentamientos justamente con grupos activistas como el de montoneros.

El padre Mugica, teniendo su lugar de trabajo en la Villa “Comunicaciones”, solía dormir, algunos días en la misma villa, otros en un cuarto que se había hecho construir en la terraza del edificio donde residían sus padres, contiguo a la vivienda del portero. La serie de inconvenientes y enfrentamientos con su arzobispo, por un lado lo motivaron a redoblar sus trabajos en favor de la gente de la villa, pero también lo hicieron reducir sus apariciones en los medios de comunicación, ambito donde Mugica era muy requerido debido a la relevancia de su obra.

Ya en 1974 Mugica terminó de escribir el texto de la “Misa para el Tercer Mundo”, y grabó su disco que musicalizó la obra con ritmos autóctonos, africanos y asiáticos y que fue destruido por fuerzas que contrariaban su obra.


También se multiplicaron las amenazas de muerte, la revista “Militancia”, perteneciente al peronismo de izquierda y dirigida por Ortega Peña y Duhalde, ubicó al sacerdote, dentro de la publicación en la sección denominada “La cárcel del pueblo”, un apartado editorial en el cual-semanalmente- ellos “encarcelaban” a quienes consideraban personajes representativos del “antipueblo”. Por otro lado, el órganos de prensa de la derecha peronista, dirigido por López Rega, “El Caudillo” le cuestionaba desde su ministerio sacerdotal hasta su servicio a los pobres preguntándose si estaba al servicio de los ellos o tenía a los pobre a su servicio, finalmente llegó a acusarlo de “bolche”.

Sin embargo, el propio Mugica justificaba la presencia revolucionaria ante momentos de gobiernos autoproclamados como la época de Onganía.

Mugica, con su fuerza de lucha y en medio de tantos acontecimientos, corría peligro.

Y esa triste hipótesis se confirmó el día sábado 11 de mayo de 1974 y, siendo las ocho y cuarto de la noche, en momentos en que el padre Carlos Mugica se disponía a subir en su auto que se hallaba estacionado junto a la iglesia de San Francisco Solano, donde había celebrado misa, tal como venía haciéndolo cada semana, fue tiroteado por un individuo con bigotes achinados, que se bajó de un auto que se encontraba estacionado muy cerca del lugar. Este personaje (dicho por la prensa y reconocido personalmente por su hermana menor, Marta) sería Rodolfo Eduardo Almirón, jefe de la “nefasta”Triple A”. Cinco disparos de ametralladora le afectaron el abdomen y un pulmón, cuentan que el tiro de gracia lo recibió en la espalda. El Padre Vernazza, párroco y tan amigo y compañero de vivencias, salió de la iglesia al oír los disparos y corrió a darle la unción. Presurosamente fue trasladado al Hospital Salaberry donde, ya moribundo, alcanzó a exclamar a una enfermera: “Ahora más que nunca tenemos que estar junto al pueblo”. A las nueve de la noche, el doctor Avelino Vicente Dolico, certificó que las causas del fallecimiento habían sido heridas de bala de tórax y abdomen y hemorragia interna. 


En el espectacular y multitudinario entierro, los villeros que tanto lo querían llevaron a hombros desde la Villa de Retiro hasta el cementerio de La Recoleta, el féretro del “cura rubio”. Casi toda la prensa habló ese día del “Santo Villero”.

El propio Wainfeld habla de lo que fue la Villa en la vida Mugica y hasta después de su muerte.

Sin dudas, el sacerdote Carlos Mugica, pudo haber tenido una vida cómoda y sin sobresaltos llegando a ocupar un cargo en las altas esferas de la jerarquía eclesiástica por pertenecer a una familia de clase alta porteña.

Sin embargo ha quedado demostrado que decidió renunciar a los privilegios para dedicar su sacerdocio a los pobladores de la villa de Retiro. En otras palabras, se la jugó por los pobres.



Y esos mismos pobres, aquellos que ayudó en su acción en la villa 31 y los hijos de esos mismos, hoy le rinden homenajes manteniendo la iglesia donde descansan sus restos, el comedor y el centro cultural que llevan su nombre y hasta le dedicaron la formación de una murga llamada “Los Guardianes de Mugica”. Y Así, el padre Mugica, el Padre Francisco, o simplemente Carlos, como se lo conocía en los pasillos de la villa, estará presente entre aquellos que entendieron su mensaje.

viernes, 14 de mayo de 2010

EL DESTINO SE RÍE DE NOSOTROS

Esta foto fue tomada por un reportero gráfico durante un intento de suicidio en microcentro, a comienzos de la semana.

La increíble burla del destino, y el puto sistema que oprime a este planeta.


jueves, 13 de mayo de 2010

GRECIA


Texto de Sandra Russo, para Página 12, lunes 10 de mayo de 2010.

Las imágenes griegas explotan en las pantallas. El Partenón allí, atrás del humo de los gases, dice algo que no se llega a escuchar. ¿Cuál es el debate sobre el neoliberalismo? ¿Cuál es su soporte? ¿Dónde rebotan las voces que se alzan contra esa escuela económica, política y filosófica que provoca desde hace décadas oleadas de sufrimiento humano? Los grandes medios mundiales no arbitraron ni promovieron ese debate ni aun cuando la crisis les estalló en el ombligo del imperio. El neoliberalismo y su utopía de libertad irrestricta de mercados y finanzas no permitieron que se creara masa crítica contra el neoliberalismo, simplemente porque no saben con qué reemplazarlo. No hay ninguna alternativa de derecha que pueda ofrecerse a cambio.

En 1989, Francis Fukuyama publicaba su biblia, El fin de la historia, un ensayo que concluía así: “Lo que podríamos estar presenciando no es sólo el final de la Guerra Fría, o la culminación de un período específico de la posguerra, sino el fin de la historia como tal; esto es, el punto final de la evolución ideológica de la humanidad y la universalidad de la democracia liberal como forma final de gobierno humano”.

Las cosas pasaron así. Efectivamente, aquella escuela creada por el austríaco Friedrich Hayek se erigió en el Pensamiento Unico, que hegemonizó a democracias y dictaduras de Occidente y Oriente en las últimas décadas. Su ascenso fue precedido del derrumbe del socialismo real, aquellos viejos regímenes burocratizados y deshumanizados que dejaron como saldo multitudes hambrientas de otras opciones políticas. Desde entonces, las alternativas de resistencia al neoliberalismo más vigorosas que han surgido lo han hecho en democracia. Pero se trata de desmontar la trampa que el neoliberalismo se niega a deshacer: se presume asimilado a la democracia, travestido en ella, camuflado en alternancias que aseguren la continuidad del statu quo. A esto le llaman “seguridad jurídica”.

Entre la Argentina de 2001 y la Grecia de 2010 tuvo lugar una crisis estructural con epicentro en Estados Unidos que sigue su curso ahora en Europa, y sin embargo la política económica que originó esas tres desgracias es la que sigue promoviendo la derecha de todas las latitudes, así como el verdadero Poder Ejecutivo de todas esas derechas, que es el FMI. Ahora evalúan “más ayuda” para Grecia. Los grandes medios han naturalizado que a esos préstamos usurarios que desatan desastres se los llame “ayuda”. Como si hubiera que agradecer esa deuda. Como si hubiera que inclinarse como un suplicante que recibe lo que implora.

Cada centavo de “ayuda” a Grecia será abstracto, como lo fueron los miles de millones de “ayuda” que recibimos en los largos años en los que peronistas y radicales elegían a Cavallo como ministro de Economía. Los medios celebraban cuando el FMI aprobaba esa “ayuda”. Eso es pura domesticación. Puro disciplinamiento. Los pueblos escuchaban, como buenas noticias, los presagios de sus futuros dolores. Hablaba de eso por televisión gente muy educada, con posgrados en universidades caras. Gente que sigue cobrando fortunas por conferencias. Dicen que los países deben ser austeros, que hay que achicar el gasto público porque en crisis hay que evitar la demagogia y el populismo, que hay que suprimir todos los controles al mercado porque más tarde goteará.

Grecia era evitable. Si se hubiese llegado al hueso del problema en un debate público que desenmascarara la aberración política y económica del neoliberalismo, la derecha seguiría siendo derecha, pero buscaría otro modo de serlo. Un modo aceptable para los electorados. Pero como nunca perdieron el control de la opinión pública globalizada, no se dedicaron a estudiar su fracaso, y no saben qué hacer.

Grecia demuestra, además, que el enemigo principal del neoliberalismo son los sindicatos. Es la principal red política y social que debe quebrar para imponerse. Eso explica tanto el mapa de nuestros desaparecidos de los ’70 como la noticia fresca que llega de Atenas, llena de humo, de represión y sangre.

COLGATE ESCUCHANDO ESQUIVANDO EL EXITO

SANTA EVITA


Por J.I.Apogliessi

La historia de los personajes más influyentes de la historia argentina guardan casi siempre millones de secretos y misterios que nunca se terminan develando, ya sea simplemente por conservar la imagen sagrada que esos personajes dejan en propios y extraños.

Sin embargo, la historia de Eva Perón, Evita desde un día hasta siempre, emerge como un caso muy difícil de comparar, ya sea por obra durante su vida como por el grado de mito que tomó desde tiempo antes de su muerte.

A pocos días de otro aniversario de su nacimiento, Esquivando el Éxito, le regala un humilde homenaje a la mujer que desde lo más alto, le habló al de más abajo.


Nadie sino el pueblo me llama "Evita". Solamente aprendieron a llamarme así los "descamisados". Los hombres de gobierno, los dirigentes políticos, los embajadores, los hombres de empresa, profesionales, intelectuales, etc., que me visitan suelen llamarme "Señora"; y algunos incluso me dicen públicamente "Excelentísima o Dignísima Señora" y aún, a veces, "Señora Presidenta". Ellos no ven en mí más que a Eva Perón.

Los descamisados, en cambio, no me conocen sino como "Evita". Yo me les presenté así, por otra parte, el día que salí al encuentro de los humildes de mi tierra diciéndoles "que prefería ser "Evita" a ser la esposa del Presidente si ese "Evita" servía para mitigar algún dolor o enjugar una lágrima.

Ahora si me preguntasen qué prefiero, mi respuesta no tardaría en salir de mí: me gusta más mi nombre de pueblo. Cuando un pibe me nombra "Evita" me siento madre de todos los pibes y de todos los débiles y humildes de mi tierra. Cuando un obrero me llama "Evita" me siento con gusto "compañera" de todos los hombres.

Esta es un fragmento del libro “La razón de mi vida”, publicado por Eva Duarte de Perón en 1951, habla de Eva tal cual era, simple, desprejuiciada pero ante todo conciente del lugar al que perteneció siempre.
Sin embargo, la historia de Evita comienza algunos años antes.


Eva María Ibarguren, como tantos otros que llevaban el apellido materno, había nacido en otra realidad, con otras necesidades…fue en Los Toldos, provincia de Buenos Aires, el 7 de mayo de 1919, un día mágico, de esos que no pasan a menudo, esos días en que el mundo recibe a alguien especial aunque, como siempre, tarda varios años en comprobarlo. 

Su madre era Juana y su padre Juan, quien mantenía dos familias, una legítima en Chivilcoy y otra ilegítima, en Los Toldos, con la misma Eva, algo muy común de la vida en el campo y principalmente para los hombres de clase alta, antes de los años '40. Juana y Juan tuvieron cinco hijos, pero el padre no reconoció a ninguno de ellos. 

Como un guiño del destino, Eva vivió su primeros años con la estampa de hija ilegitima, por la característica de su familia, lo que le hizo sufrir las mas bajas humillaciones pero que la nutrió de una inmensa sensibilidad hacia el desvalido. 

La muerte de su padre, llevó a la pequeña Eva a seguir su infancia en Junín, donde afloró la vocación artística que la llevaría a ser medianamente conocida tiempo después, y que equiparaba las grandes dificultades para seguir los programas escolares con la pasión que mostraba por la actuación.

Allí, en la pequeña escuelita donde asistía y con el pelo negro heredado de su madre, fue donde participó por primera vez en una obra de teatro, unas realizaciones estudiantiles llamadas Arriba Estudiantes y "Cortocircuito", siempre con un fin, justamente, solidario o en beneficio de algún organismo como una biblioteca del pueblo, entre otras $cosas.


De pequeña, entonces, ya daba muestras de ser una niña que no estaba ajena a la realidad de carencias que la rodeaba, además de dejar entrever sus condiciones para el liderazgo, acaudillando a grupos de compañeros de la primaria, con un grado de compromiso que la llevó, sin ir mas lejos, a lograr que sus compañeritos fueran al colegio con un brazalete negro como signo de luto, el 3 de julio del 33, día de la muerte del ex presidente Hipólito Yrigoyen, quien derrocado tres años antes por un golpe de Estado.

En la razón de mi vida, Evita escribió:

En el lugar donde pasé mi infancia los pobres eran muchos más que los ricos, pero yo traté de convencerme de que debía de haber otros lugares de mi país y del mundo en que las cosas ocurriesen de otra manera y fuesen más bien al revés. Me figuraba por ejemplo que las grandes ciudades eran lugares maravillosos donde no se daba otra cosa que la riqueza; y todo lo que oía yo decir a la gente confirmaba esa creencia mía. Hablaban de la gran ciudad como de un paraíso maravilloso donde todo era lindo y extraordinario y hasta me parecía entender, de lo que decían, que incluso las personas eran allá "más personas" que las de mi pueblo.

Estas reflexiones forjaron un sueño en la mente de Eva, quien el 3 de enero de 1935, cuando tenía 15 años, tomó el tren a Buenos Aires en pos de triunfar como artista y conocer el país que tiempo después le rendiría eternos homenajes.

Su hermano Juancito, la escasez y las humillaciones de no tener dinero fueron sus primeras compañías en la gran ciudad.


En 1936 fue contratada por la Compañía Argentina de Comedias Cómicas liderada por Pepita Muñoz, José Franco y Eloy Álvarez para realizar una gira de cuatro meses por Rosario, Mendoza y Córdoba.

Lentamente fue logrando un cierto reconocimiento, participando primero en películas como actriz de segunda línea, también como modelo, pero sobre todo por su labor como locutora y actriz de radioteatros. En agosto de 1937 obtuvo su primer papel en un radioteatro en la obra Oro blanco, que se transmitía por Radio Belgrano, y que estaba ambientada en la vida cotidiana de los trabajadores del algodón en el Chaco.

Hasta sus historias tocaban a la clase que apadrino años después.

Solo con 19 años, comenzó a protagonizar radioteatros en radios importantes llegando a trabajar en cine nada más ni nada menos que con Luis Sandrini.

La estabilidad económica dio lugar a otra Eva, y esa Eva hizo renacer las ideologías que había dejado, de alguna forma, a un lado en pos de subsistir en el duro día a día.


Pudo abandonar las pensiones y comprarse su propio departamento, el mismo donde tres años después comenzaría a vivir con el propio Juan Domingo Perón, y además se hizo tiempo para fundar la Asociación Radial Argentina (ARA), primer sindicato de los trabajadores de la radio.

Sin embargo, el año 44 significó el verdadero quiebre no solo en su vida, sino en la vida de todos los argentinos: Durante el Festival que, a Beneficio de las víctimas del Terremoto de San Juan, se realizó en el Luna Park de Buenos Aires conoció a Juan Domingo Perón y comenzó así una relación que sería fundamental en el desarrollo del, quizás, movimiento político más importante de la historia nacional. Se casaron poco después del 17 de octubre de 1945, entre críticas y muchas dudas de parte de las fuerzas estatales, después de que Perón superase la situación de golpe, por parte del General Ávalos, el 8 de ese mes.


Inmediatamente, Eva comenzó abiertamente su carrera política acompañando a Perón, como su esposa, en la campaña electoral con vistas a las elecciones presidenciales del 24 de febrero de 1946 generando una novedad en la historia política argentina, ya que la actividad política femenina era utópica, hasta la llegada de Evita, tal como empezaba a ser conocida. 

Si bien es cierto que durante la campaña electoral Eva no pudo ir más allá de su condición de esposa de Perón, ya en ese momento era evidente que su intención era desempeñar un papel político autónomo, incluso aunque las actividades políticas estuvieran prohibidas para las mujeres. Un fragmento de su discurso leído en un principio, el 1 de mayo de 1949, habla por si solo:

"Prefiero ser Evita, antes de ser la esposa del Presidente, si ese Evita es dicho para calmar algún dolor en algún hogar de mi patria".

El 24 de febrero de 1946 se realizaron las elecciones triunfando la fórmula Perón-Quijano y Evita, con 26 años, se convirtió en la Primera Dama asumiendo un protagonismo infrecuente para una mujer. No sólo acompañaba a Perón en las giras y visitas sino que, entre sus propias actividades estaba la de atender a los gremialistas, tres veces por semana en la Secretaría de Trabajo.


Su influencia no era una fantasía, y ser designada presidente de la Comisión Parlamentaria Pro-Sufragio Femenino era una muestra mas de que Congreso concedió el voto a las mujeres el 23 de septiembre de 1947 presentándolo como un logro personal de Evita. 

Tanta importancia había tomado esa mujer, que en 1951 se realiza el Cabildo Abierto donde se intenta proclamar la formula Perón-Perón promovida por la Confederación General del Trabajo. El palco oficial, con dos grandes retratos de Perón y Evita y la sigla de la CGT, se levantó la intersección de la Avenida 9 de julio y la calle Moreno. Fue una de las mayores concentraciones de la historia argentina. Dos millones de voces le piden a Eva que acepte la candidatura a la vice-presidencia; candidatura fuertemente resistida por varios sectores del poder. Pero Evita quería otra cosa. En un discurso histórico procura declinarla expresando que "no renuncio a mi puesto de lucha: renuncio a los honores". Sin embargo, la negativa fue oficialmente anunciada el 31 de agosto en un discurso transmitido por radio y esa fecha fue fijada anualmente como "Día del Renunciamiento".


En esa época, Evita ya había sido alcanzada por un mal de salud propia que, sin dudas, significó un mal de salud de toda la sociedad argentina que ya la veía como la única esperanza de ser escuchados. 

La enfermedad comienza a mostrar sus signos y está indudablemente presente en las palabras y las acciones del discurso del acto del 17 de octubre de 1951 que parece, y realmente será, una despedida.

Su última aparición pública fue el 4 de junio de 1952, día en que Perón juraba por segunda vez como presidente de la Nación. Le fabricaron un corsé de yeso y alambre para que pudiera mantenerse erguida -que cubrieron con su tapado de visón- y le aumentaron las dosis de morfina. De esta manera soportó de pie en un Cadillac descubierto, el trayecto entre el Congreso y la residencia presidencial saludando con su brazo en alto a las miles de personas que se agolparon en la Avda. de Mayo para verla pasar.

El 26 de julio de 1952 se terminaba su historia viviente y comenzaba el mito.

La voz oficial anunció su muerte por la radio que a las 20.25 hs.


Tomas Eloy Martínez lo explicó mejor en su libro “Santa Evita”.

Llovizna incesante sobre calles vacías, vidrieras a oscuras, los faroles de las calles cubiertos con crespones negros, no funcionaban los transportes. Se decretó duelo nacional por un mes y la obligación de mostrar señales de duelo. Cerraron los cines, los teatros y todos los espectáculos, las radios transmitían exclusivamente música fúnebre y los diarios orlaban su primera página con franjas negras. .

Fue velada durante 12 días bajo la Cúpula de la Secretaría de Trabajo. La acostaron en un féretro con tapa de vidrio y la cubrieron con un sudario blanco y una bandera argentina. Afuera la lluvia no se detenía y aquellos que querían despedirse esperaban diez horas, helados, empapados y hambrientos haciendo una larga cola que atravesaba cuadras y cuadras del centro de Buenos Aires. Medio millón de personas besó la tapa de cristal.

Sin dudas, Evita había entrado en el corazón de gran parte de los argentinos.

Embalsamada y hasta secuestrada por años, una de la mujeres mas famosa de la historia argentina, siempre continuó viviendo en el ideario de esta nación.

María Eva Duarte, como se llamaba al principio; Eva Perón, como se la conoció en sus últimos años; Evita, como el pueblo la bautizó, fue una figura que rompió todos los precedentes históricos y definió una modalidad política nunca vista hasta entonces. Durante el breve período de su actuación, al lado de Perón, fue el centro de un creciente poder y se convirtió en el alma del movimiento peronista, en su esencia y en su voz. Adorada y a la vez odiada por millones de argentinos, lo que jamás provocó fue la indiferencia. Y es ahí quizás donde Evita fue diferente al resto de los personajes que hoy son íconos de nuestra historia.

martes, 11 de mayo de 2010

EL CHICO DE LA TAPA

Chaucha pasó un ameno viernes en el Luna Park, y uno de los rosarinos más famosos lo sorprendió a media noche con este rock de Tercer Mundo.

El mundo está lleno de hijos de puta... Escuchalo mañana desde las 21hs.

jueves, 6 de mayo de 2010

"SE ES HOMBRE EN LA VIDA, NO EN LA CAMA"

Imperdible charla de Pepito Cibrián con Víctor Hugo Morales.

Una sociedad más justa viene avanzando sobre la doble moral y la puta iglesia.
Brindemos!

martes, 4 de mayo de 2010

RADIO CARLÍN, TERCER SAQUEO


 Se produjo un nuevo saqueo a la señal de Esquivando el Éxito. 

El programa se vió invadido sin previo aviso ni autorización, por una frecuencia pirata del multimedio que todo lo tiene.
Todo va quedando más claro. Ya sabemos quienes son los intrusos, y estamos generando recursos para impedir una nueva embestida de los poderosos.

Aparentemente Santos Biolcatti y María Laura Chantillán serían los conductores del micro (des)informativo que nos roba y extorsiona.

Pedimos disculpas a nuestros oyentes. Estamos trabajando para ustedes.


DOBLE MANO DURA
Luego de 43 años, la avenida Santa Fe vuelve a ser doble mano, como muestra del reclamo por más de una mano dura por parte de los vecinos de Palermo, Recoleta y alrededores.
Son 17 cuadras, entre Anchorena y Borges (ex Serrano) que pasarán a ser mano y contramano en un burgues juego de palabras pidiendo “penas más duras a los delincuentes que visitan la zona provenientes de Retiro y demás cunas de negros”, según afirmaron vecinos de la cajetilla zona.
El Gobierno de la Ciudad busca que Santa Fe sea básicamente para los colectivos y autos particulares que posean la calcomanía que reza “Yo apoyo al campo” pegada en la luneta. Se recomienda a los autos de afiliados kirchneristas que transiten por otras calles, más afines a ideales Marxistas como Güemes y Mansilla.

BASTA DE CORTES, ZURDITOS
Luego de la épica resolución de la Corte de la Haya, finalmente la empresa Botnia podrá producir celulosa a orillas del Rio Uruguay, sin miedo a contaminar.
Sin embargo, los cortes de ruta de los presuntas agrupaciones ambientalistas siguen generando caos en el transito con el país hermano, donde millones de habitantes piden “la cabeza de Cristina y el pase del futbolista Santiago Silva para que juegue en Peñarol, aunque sea por lo que dure la Libertadores”, según voceros de la agrupación “Por un Río Uruguay más oscuro y un Peñarol de América”.

LO QUE PASÓ, PASÓ...
La Corte Suprema declaró la inconstitucionalidad del indulto dictado por Carlos Menem a favor del ex presidente de facto Jorge Rafael Videla y del ex ministro de Economía de la dictadura José Alfredo Martínez de Hoz, en una causa por el secuestro de dos empresarios algodoneros en noviembre de 1976.
De este modo, la justicia continúa con el camino revisionista que impulsó el Gobierno K de rever el pasado de un proceso que, mal o bien, hizo algo por el país, y continúa sin interesarse en resolver el apocalíptico presente.
“De qué sirve investigar el pasado si los piqueteros y la inflación son de hoy”, declaró un alto mandatario de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

“SOMOS VÍCTIMAS EN TODO SENTIDO”
Con esa frase, los hermanos Felipe y Marcela volvieron a grabar un video para dar a conocer sus sensaciones ante la constante persecución del gobierno hacia una familia muy normal.
“Además de todo lo que dijimos, estamos calientes porque al ser hijos de Ernestina no podemos jugar al gran DT y sentimos la persecución del gobierno que nos vive invitando a un torneo de amigos llamado ´Rosada Tournament”, declaró Felipe con lágrimas en los ojos.
Marcela arremetió contra la presidenta y el papel del gobierno en el fútbol. “Que raro que justo en la época de Futbol Para Todos salga a la luz que somos hinchas de River, y el torneo que viene arrancamos con un promedio bajísimo”.
“Aunque hayan traído a Cappa, ni Aníbal Fernández ni Julio Ricardo nos mandarán al descenso”, cerro Felipe el conmovedor video.

MALDITOS AFICHES
Nuestro pequeño grupo periodístico condena los afiches que empapelaron la Ciudad de Buenos Aires con el escrache a periodistas tan independientes como los nuestros. Desde aquí reprendemos a los grupos ultra K encargados de la impresión y la pegatina por orden directa del ejecutivo, y les pedimos que dejen de perseguirnos y coartar nuestra libertad de expresión.
“Es nefasto, una irresponsabilidad de este autoritario gobierno, ¿cómo me van a poner al lado de Tenembaun?”, protestó Nelson Castro. “Me hace ver mucho más viejo”, concluyó.

AHORA DICEN QUE KIRCHNER TIENE VÍNCULOS CON LA ETA
Fuentes que no podemos revelar, coincidieron en que el ex presidente posee una estrecha relación de sangre con el grupo terrorista vasco. Se trata del primo segundo del tío político de un amigo de la infancia del vecino de Kirchner en Calafate, aunque el vecino del marido de Cristina no ve a su amigo de la infancia desde 4to grado, cuando se cambió de colegio.
“Es innegable la relación y el parentesco familiar”, dijo la diputada Elisa Carrió. “En la calle la gente dice ‘Este pingüino terrorista va a hacer volar la Sociedad Rural’. En la calle la gente dice ‘Ojala Lilita sepa desactivar las bombas’”.

MESSI AFUERA… CRISTINA TAMBIEN?
Luego de la eliminación del Barcelona de Messi de la Champions League en manos del Inter de Milan, catedráticos trazaron un paralelismo con el futuro del gobierno nacional.
“Nadie pensaba que el Barça de Messi no iba a llegar a la final y sin embargo no llegó…Lo mismo pasaría con el mandato de Cristina, quien contra toda estadística finalizaría su gobierno antes de lo pensado”, afirmó el vocero de la consultora Mago Martinez de Hoz.
Asimismo, expertos afirman que Diego Milito y Esteban Cambiasso serán parte del proximo gabinete de ministros, “como una voz de un equipo de hombres que vencieron a los invencibles”, según palabras de un ex oficial del ejercito nacional.

lunes, 3 de mayo de 2010

ROMA ES DE TIGRE

Nuestra inexplicable amiga Laus Bianca nos mandó esta foto, que sacó desde la puerta del hostel que la sufre en la capital italiana. 

Se fue corriendo a ver que escribió en la pared la tribu de su calle.

Vos fijate...

Su periplo por Europa continúa, recolectando crónicas antropológicas para entregarle a la producción de Esquivando el Éxito, a penas regrese del viejo continente. 

Salú!

UN POCO MÁS DE RESPETO


Por Eduardo Aliverti, publicado en el Página/12 del día de la fecha.

Sí, habría que tener un poco más de respeto por las palabras. Por algunas de ellas, mejor dicho. Y mejor todavía, por lo que connotan.

Estamos en democracia, para empezar por una perogrullada que, sin embargo, alguna gente parece perder de vista con extrema facilidad. Buena, mala, perfeccionada, empeorada, carente de demasiados derechos básicos, avanzando en otros. Pero estamos en democracia. Si en lugar de eso se prefiere hablar de “el régimen”, “sistema burgués”, “fantochada institucionalista”, “partidocracia”, “monarquía constitucional” u otros términos de vitupero, es legítimo pero hay que buscarle la vuelta a que se los puede vociferar sin problemas. Nadie va preso (apenas la segunda recordación primaria, ya apuntada por algunos colegas, y uno comienza a cansarse). También es atendible que esa prerrogativa, la libre expresión, no alcanza para vivir como se debería. Lo semantizó Anatole France: “Todos los pobres tienen derecho a morirse de hambre bajo los puentes de París”. Expresarse en libertad puede entonces no tener resultados prácticos, para quienes no comen ni se curan ni se educan con el decir lo que se quiera. Si además se afina la puntería para meterse con la libertad de prensa, por aquello de que todo ciudadano tiene derecho a publicar sus ideas sin censura previa, resulta que hay que contar con la prensa propia. Y en consecuencia pasamos a hablar de la propiedad de los medios de producción. Lo cual es igualmente legítimo, desde ya, pero con el riesgo de que se convierta en teoricismo si acaso no es cotejable con la época y circunstancias que se viven. Veámoslo a través del absurdo: si siempre es igual, democracia y dictadura también son iguales. En este punto el cansancio por las obviedades se incrementa. Y uno se pregunta si no se lo preguntan quienes sí viven de poder expresarse libremente por la prensa, pero para referirse al momento argentino como si continuáramos en plena dictadura.

Mataron a mucha gente acá. Picanearon, violaron, nos mandaron a una guerra inconcebible, robaron bebés, desaparecieron a miles, tiraron cadáveres al mar y adormecidos también, electrificaron embarazadas, regaron el país de campos de concentración, torturaron padres delante de los hijos. Se chuparon a más de cien periodistas acá. Si hasta parece una boludez recordar que estaban prohibidos Serrat y la negra Sosa, que las tres Fuerzas se repartieron las radios y los canales, que inhibieron textos sobre la cuba electrolítica, que en el ‘78 estaba vedado por memorándum criticar el estilo de juego de la Selección Argentina de fútbol. ¿Nos pasó todo eso y por unos afiches de mierda y una escenografía de juicio vienen a decirnos que esto es una dictadura? ¿Pero qué carajo les pasa? ¿Dónde están viviendo? ¿Cómo puede faltársele así el respeto a la tragedia más grande de la Argentina? Acá lo cepillaron a Rodolfo Walsh, ¿y hay el tupé de ir a llorar miedo al Congreso? Faltaría ir al Arzobispado. Si bendijo a los milicos, seguro que también puede dar una mano ahora que se viene el fin del mundo con el matrimonio gay.

Uno entiende que pasaron algunas cosas, nada más que algunas por más significativas que fueren, capaces de suscitar que sea muy complejo trabajar de periodista en los medios del poder. Lo de las jubilaciones estatizadas, lo de la mano en el bolsillo del “campo”, lo de la ley de medios audiovisuales y la afectación del negociado del fútbol de Primera. Ahora bien, ¿la contradicción aumentada entre cómo se piensa y dónde se trabaja justifica las sobreactuaciones? Es decir: puede pensarse que en verdad algunos dicen lo que pensaron toda la vida, y que otros quedaron presos de la dinámica furiosa de la patronal. Pero, ¿decir que estamos o vamos hacia una dictadura? ¿Que si esto sigue así puede haber un muerto? ¿Hace falta construir ese delirio para congraciarse? En todo el país, si es cuestión de propiedad mediática y de programas y prensa influyentes, bastan y casi sobran los dedos de ambas manos para contar los espacios que –con mayor o menor pensamiento crítico– apoyan al Gobierno. La mayoría aplastante de lo que se ve, lee y escucha es un coro de puteadas contra el oficialismo como nunca jamás se vio. La oposición es publicada y emitida en cadena, a toda hora. ¿Qué clase de dictadura es ésa? Ese libre albedrío, muy lejos de ser mérito adjudicable al kirchnerismo, ocurrió igualmente con Alfonsín, la rata, De la Rúa, Duhalde. Lo que no había sucedido es esta cuasi unanimidad confrontadora salvo por los últimos tiempos del líder radical, a quien por derecha se le cuestionaban sus vacilaciones y por izquierda también. Contra Menem recién cargaron en su segundo lustro, después de que completó el trabajo. La Alianza se caía por su propio peso. Con el Padrino pegar era gratis, porque el país ya había estallado. Pero en el actual, que después de todo es simplemente un gobierno más decidido que el resto en cierta intervención del Estado contra el mercado y en el perjuicio a símbolos muy preciados de la clase dominante, ¿qué tan de jodido pasa como para hablar de una dictadura? ¿Será que basta con tocar unos intereses para edificar en el llano la idea de que pueden empezar a matar? ¿Los Kirchner son Videla, Massera, Suárez Mason? Por favor, tienen que aclararlo porque de lo contrario hay uno de dos problemas. O se lo creen en serio y, por tanto, se toma nota de que desvarían. O saben que es una falsedad sobre la que se montan para condolerse y entonces se anota que está bien. Que no se justifica pero se entiende. Que quedaron tras las rejas de los medios en que laboran. Ojalá sea lo segundo, por aquello de que un tonto es más peligroso que un mal bicho.

Se cometieron varias estupideces en forma reciente. Se le dio mucho pasto a la manada, se perpetraron injusticias con colegas que no se lo merecen, se agredió a los que precisamente buscan victimizarse. Eso no es hacer política. Es jugar a la política. La diferencia entre una cosa y la otra es que cuando se ejecuta lo primero es bien medida la correlación de fuerzas. A quiénes se beneficia, cuánto se puede tensar la cuerda en la dialéctica entre condiciones objetivas y subjetivas; cómo no sufrir un boomerang, en definitiva, y si se produce cuánto de fuerte son las espaldas para sortearlo. En cambio, si se juega a la política todo eso es lo que importa un pito antes que nada, con el agravante de que las consecuencias las paga un arco mucho más amplio que el de quienes formularon la chiquilinada.

De ahí a que se tomen de esos yerros para hablar de peligro de muertos, de sensación de asfixia dictatorial, de avanzada totalitaria, media una distancia cuya enormidad causa vergüenza ajena de apenas pensarla. No es algo que no pudiera preverse. Como lo dijo allá por los ’80 César Jaroslavsky, otro sabio sólo que de comité pero muy ducho en transas y arremetidas: te atacan como partido político, y se defienden con la libertad de prensa.

Se sabe que es así. Pero igual uno ya está harto de los hartos que se hartaron ahora.

sábado, 1 de mayo de 2010

MADRES DEL AMOR. PRIMERA RONDA.


Por Juan Ignacio Apogliessi

Más de uno tiene miedo a volverse loco cuando llega a viejo.

No se sabe bien bien si fue el 28, el 29 o el 30…Había sido en abril.

Abril, mes de luz en años de oscuridad, cuando las nubes del último gobierno de facto de nuestra historia taparon el cielo con un tendido de sangre que a 34 años aún no encuentra explicación.

Pero fue en abril que ellas habían decidido juntarse, por primera vez, en la plaza de mayo…esa plaza que se encontraba a pocos metros de donde se sentaban los responsables de lo que se concretaba como la pesadilla de cada día.

Esa plaza que había sido testigo presencial de tantas luchas, de tantos pedidos, de tantos discursos y de tantas presentaciones populares, era el lugar elegido por las locas, como eran llamadas en un principio, para pedirle explicaciones a un sangriento gobierno que no daba explicaciones ni siquiera a la hora de tomar la mismisima vida de un habitante.

Las llamaban locas…pero eran madres…

Las llamaban locas…pero eran abuelas o futuras abuelas que pese a no conocer a sus nietos, lo eran…

Las llamaban locas y fueron la locura más importante en materia derechos humanos de los últimos treinta y pico de años.


Y a más de treinta y cuatro años del genocida golpe del 76, Esquivando el Éxito le da su merecido homenaje a las mayúsculas madres y abuelas de plaza de mayo, que a igual cantidad de años no se toman vacaciones en su costumbre de inundar cada jueves, y cada día desde la noche más larga de nuestra historia, la plaza de historias y de memorias de 30 mil tragedias que nunca tendríamos que haber sufrido como sociedad.

El comienzo del reclamo nació como una iniciativa de madres de detenidos y desaparecidos el 28 de abril de 1977 en Buenos Aires. Su objetivo inicial era poder tener una audiencia con el Presidente de facto argentino Jorge Rafael Videla. Para ello se reunieron en la Plaza de Mayo y efectuaron una manifestación pública pacífica pidiendo saber el paradero de sus hijos.

"Individualmente no vamos a conseguir nada. ¿Por qué no vamos todas a la Plaza de Mayo? Cuando vea que somos muchas, Videla tendrá que recibirnos."

Esas habían sido las palabras de Azucena Villaflor de Devincenti, una de las madres que se hicieron presentes en la primera reunión en la plaza situada enfrente de la casa de gobierno y que tiempo después, en diciembre del 77, se convertiría en una desaparecida más, junto a Esther Ballestrino de Careaga, María Ponce de Bianco (las tres fundadoras de Madres de Plaza de Mayo), las monjas Alice Domon y Léonie Duquet, y siete activistas de derechos humanos.

Entre aquellas primeras Madres estuvieron: Azucena Villaflor de Devincenti, Berta Braverman, Haydée García Buelas, María Adela Gard de Antokoletz, Julia Gard, María Mercedes Gard y Cándida Gard (4 hermanas), Delicia González, Pepa Noia, Mirta Baravalle, Kety Neuhaus, Raquel Arcushin, Sra. De Caimi y una joven que no dio su nombre. Al viernes siguiente aparecieron más madres, entre ellas Hebe de Bonafini, de la ciudad de La Plata. La presencia de las madres en la Plaza era conocida por comentarios de boca en boca, puesto que así como no existían los "desaparecidos" para la prensa, tampoco existían las Madres. Al tercer día se cambió el viernes por el jueves. Acordaron que fueran los jueves de 15:30 a 16:00 hs. de la tarde por ser un día y una hora en la que transitaba mucha gente por la Plaza, ellas permanecían en grupo y de pie sin caminar. Fueron los policías que custodiaban la plaza quienes les indicaron que marcharan de a dos porque como el país estaba bajo estado de Sitio estaban prohibidos los grupos de tres o más personas. Por lo tanto y dadas esas condiciones, comenzaron las marchas alrededor de la pirámide de Mayo, símbolo de la Libertad, que continúan aún hoy. Para reconocerse, comenzaron a usar un pañuelo blanco en la cabeza hecho en un principio con tela de los pañales que se usan para bebés, representando así a los hijos. Ese pañuelo se convirtió en su símbolo. Las Madres intentaron dar a conocer sus dramas y así participaron de marchas religiosas numerosas y populares en las cuales era conveniente que pudieran reconocerse.


Y pese a su compromiso y a su limite de la plaza de mayo como escenario de acción, el mundo las conoció, cuando todo el mismo mundo veía que no solo un mundial visitaba el país, sino que existían cosas en Argentina bastante mas relevantes que una mera competencia deportiva.

Hebe de Bonafini, actual lider la una de las lineas, declaró: “Una de las cosas más importantes es que Holanda haya pasado en vez del mundial (Argentina ’78) la marcha de las Madres, porque era jueves y ahí nos conoció el mundo. Yo creo que eso fue un cimbronazo muy grande para las Madres porque inmediatamente las mujeres de Holanda nos escribieron y nos dijeron “estamos a su disposición”, y ellas juntaron el dinero para que tengamos la primer casa, porque no sé si hubiéramos podido durar ya que estuvimos tres años sin tener dónde reunirnos”

Y cada jueves ellas estaban ahí…dando vueltas al monumento de la plaza para no ser detenidas en medio del estado de sitio que apresaba a toda persona que permanecía en la calle en circunstancias extrañas a la enfermedad genocida.

Los años, los vínculos con los que no estaban y las diferencias las separó en dos lineas de madres y, al mismo tiempo, dando lugar a las abuelas.

Asociación Madres de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Linea Fundadora y Abuelas de Plaza de Mayo…tres agupaciones que, si bien independientes y de proyectos diferenciados, son conjuntamente una misma lucha, con las diferencias comunes a todos los seres humanos que viven en democracia con la valentía de la memoria que no se vende y la calidez de una madre o una abuela que no se resigna a perder en el mero recuerdo a sus familiares perdidos por culpa de un siniestro y asesino plan forjado por un grupo de individuos de hierro que, como dice Leon Gieco, no se dio cuenta de que gente que avanza se puede matar pero que los pensamientos quedarán latentes en las cabezas de quienes no renieguen de lo que aquí ha sucedido.


Y gran parte de la memoria, de lo vigente de las huellas de los terribles asesinatos, muchos no castigados, se lo debemos a las Madres y Abuelas que con el riesgo de ser un número mas en esta tragedia, pasaron el infierno militar y presidencias que las apoyaron, que las olvidaron y hasta que las atacaron, solo por repetir un mismo ritual cada jueves, que empezó de a 14 y hoy reúne a miles, a millones que aunque no esten fisicamente en la plaza, estan allí, circulando, recordando y hasta gritando el “nunca más”, ese rezo que se hizo libro y testimonio concreto.

Siempre siguieron su camino. Llorando por Malvinas, peleando por castigos a los responsables del infierno con la democracia recuperada, soportando los indultos de un tal Carlos Saúl, asumiendo la indiferencia del representante de una alianza, observando cinco presidentes en una semana y trabajando en dos mandatos, que con decisiones criticas y otras acertadas, les dio el lugar que merece un grupo de esta magnitud en materia Derechos Humanos.

Hasta dicen que le darían un Nobel…ese mismo que le dieron al presidente de Estados Unidos por mucho menos…

Las llamaban locas, las locas de plaza de mayo…y eran los mismos que las llamaban asi, aquellos que hoy enfrentan, si es que la parca no se los llevó, los retrasados juicios a sus delitos de lesa humanidad…y son los mismos que no esperaban que esas locas superen los años, cambiando arrugas por luchas y por las esperanzas de encontrar a todas las historias que se puedan encontrar, después de que siete años de sangre se lleven mucho más que 30 mil seres humanos.


Locas les decían.

Será que hay que estar loco en esta vida para ver pasar los días bajo el sol de una Plaza, mientras se sigue esperando a aquellos hombres, mujeres y niños que fueron arrancados de los brazos de una sociedad, que mal que mal, nunca mereció esto.

Quizás es una especie de locura que debería contagiarse al resto de la sociedad, de parte de un grupo de viejas y viejos que aún se emocionan cuando un pibe de treinta y pico, recibe el documento que nunca le dejaron tener.

Por eso, y en homenaje a las madres, quizás deberíamos dejar de tener miedo a ciertas locuras de la edad senil.

Y utilizar ciertas locuras para tener memoria de los que muchos no recuerdan.