lunes, 5 de julio de 2010

DISCOS DEL CARAJO XXI: SGT. PEPPER'S LONELY HEARTS CLUB BAND


Por Chaucha

No necesitan preámbulos. Dijo alguien que una canción no puede cambiar el mundo, pero sí puede cambiar la mirada que uno tiene sobre el mundo. We all want to change the world, ¿no? Bueno, ellos, básicamente, lo hicieron.

Faltaba semejante banda en nuestra sección DISCOS DEL CARAJO. Bienvenidos amigos a una recorrida por Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, un disco de los Beatles.


Para entender este disco, lanzado en junio de 1967, es bueno conocer el contexto en el que surgió. Para 1966 Los Beatles ya eran estrellas de la música, vendían millones de copias, y hasta ya habían dicho su famosa frase: “somos más populares que Jesús”.

A principio de aquel año empezaron las pruebas con el LSD, sustancia que marcó la grabación de este álbum, y que inundó la escena londinense. Estados Unidos seguía enviando soldados a Vietnam, y los únicos posibles competidores de The Beatles, los Rolling Stones comenzaban a grabar sus primeros temas propios.

Hacía falta perderse un poco, parar con tanta vorágine y expectativa de los fans. Entonces, a disfrazarse. Así nació Sgt. Pepper, surgido fundamentalmente de la cabeza de Paul, que concibió el disco como un show puesto en escena por una banda tipo militar de ficción transportada a través del tiempo a la era psicodélica.

El origen del nombre, como todo lo beatle, tiene algunas versiones. Se ha dicho que el creador fue el ex asistente de gira de los Beatles, Mal Evans, que deformó en broma las palabras "salt 'n' pepper" - sal y pimienta). Otros dicen que el nombre derivó de una gaseosa estadounidense llamada "Dr. Pepper". Vaya uno a saber.


Lo cierto es que, tras ser lanzado, este disco impresionante se convirtió en la música de fondo del "Summer of Love", una temporada donde la onda hippie que copó San Francisco parecía invadir el resto del mundo occidental.


Arranca el disco y suena ‘Sgt Pepper’s Lonely Hearts Club Band’, funcionando como presentación de este nuevo mundo creado por los cuatro fantásticos.

Segundo tema del álbum, With a little help from my friends. Fue una de las últimas canciones que terminaron. Se trata de un diálogo entre los miembros de la banda, a partir de preguntas lanzadas y respondidas entre ellos.

Momento del tema más conocido del disco, y quizás uno de los más destacados de la banda británica: Lucy in the sky with diamonds. Cuenta una de las historias que una tarde de principios del ‘67, Julian Lennon volvió del jardín con un dibujito en el que, según él, dibujó a su compañera Lucy O'Donnell. Al explicar su obra, Julian la describió como Lucy en el cielo con diamantes. Igualmente, comenzaron las sospechas sobre las drogas, acusando a Lennon de escribir aquel fantástico tema estimulado por los alucinógenos de moda.

La sospecha de que la canción era una descripción de un viaje lisérgico se basaba en que las iniciales del título son L-S-D. Lennon negó ante cada pregunta, y sostuvo que las imágenes alucinatorias en el tema fueron inspiradas por el capítulo "Lana y Agua", del libro “A través del espejo”, de Lewis Carroll, el mismo de "Las Aventuras de Alicia en el País de las Maravillas". "Para mí el surrealismo es la realidad", explicó John en su momento .

En 2004, McCartney fue contra las palabras de su ex socio musical y confirmó lo que para muchos ya era obvio: Lucy in the sky with diamonds es una alegoría al LSD. 


Getting Better fue producto de una historia curiosa. El baterista Jimmy Nicol fue un beatle por pocas horas, en junio del ‘64, cuando tuvo que reemplazar a un enfermo Ringo, durante una gira. Luego de tocar cinco fechas por Europa, Nicol recibió su paga y un reloj de oro como "regalo por jubilación". Finalizado cada recital, John y Paul se acercaban a Jimmy y le preguntaban cómo había ido todo. Y todo lo que Jimmy decía era “está mejorando”. Ese era el único comentario que le podían sacar.

Fixing a hole. En junio de 1966, Paul compró una granja semi abandonada en Escocia. La casa no había sido habitada durante años y estaba en muy malas condiciones. Allí laburó Paul en persona, como albañil y carpintero. Pero "Fixing a hole" fue otra de las acusadas de hacer referencia a la droga. Algunos no creían que Mc Cartney hablara de reparar agujeros en el techo nada más. Suponían que estaba "reparando un agujero" en su brazo, o sea, una picada de heroína.

Esta canción fue grabada el 21 de febrero del ‘67, y es la única que fue concebida fuera de los estudios Abbey Road, que no estaban disponibles esa noche, por lo que recurrieron a los Regent Sound de Londres.

Turno de She's leaving home, otro con una historia particular. Era febrero de 1967, cuando Paul se encontró con una nota en un diario sobre una estudiante de 17 años, típica chica bien, que había abandonado su casa. Eso de fugarse del hogar paterno sucedió bastante entre los adolescentes en 1967, que seguían al gurú de la contra cultura, Timothy Leary, que invitaba a salirse de lo tradicional, a abandonar la educación y el empleo, para crear una sociedad alternativa. Así, una cantidad importante de jóvenes se dirigieron a San Francisco, centro del Flower Power, y el FBI tuvo que anunciar un récord de 90.000 fugas juveniles ese año.


Within you, without you. Pura influencia Harrison. George se interesó por el pensamiento hindú a partir de descubrir del sitar en el ’65, y comenzó a estudiar el instrumento. Escrita como el recuerdo de una conversación, la canción apunta a que el individualismo occidental está basado en una ilusión que incita a la separación y a la división.

Aunque la visión expresada en "Within you, without you" fue tomada de las enseñanzas hindúes, también tocó un nervio entre aquellos que experimentaban con ácido en ese momento, por sus melodías zen.

Ninguno de los otros beatles estaban presentes cuando se grabó este tema. George tocó tambores mientras algunos músicos de sesión tocaban una variedad de instrumentos que incluían dilruba, tabla, violín y cello.

Good morning, Good morning. Paul dominó Sgt. Pepper, principalmente porque John se había alejado un poco de la composición, no salía mucho de su casa y se inspiraba con cosas que tuviera al alcance de la mano, como la televisión, los diarios, o un póster. De este estado de ánimo resultó que "Good morning, good morning" fuera una canción inspirada por una propaganda televisiva de los Corn Flakes de Kellogg's.

A day in the life. John unió una canción inconclusa de su autoría junto a una de Paul para crear "A day in the life", tema que muchos consideran el más brillante del álbum. "Me hacía acordar a cómo era ir corriendo por la calle para agarrar el colectivo, fumarme unas piteadas y entrar a clases. Era un pensamiento sobre mis días escolares. Me fumaba un Woodbine (un cigarrillo británico barato, sin filtro) y alguien hablaba y yo me sumergía en un sueño", contó Paul.

Las referencias a fumarse una piteada, sueños y "encenderse" significó la prohibición del tema en varios países. En 1968 Paul admitió que "A Day in the Life" era lo que él llamaba "una canción para encenderse", y que era la única del disco escrita deliberadamente como una provocación.

“We’re Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band / We hope you will enjoy the show”. Fin para uno de los discos más grandiosos de la historia.


Toda una curiosidad de esta obra conceptual, tiene que ver con su tapa. Como buen álbum planteado para cambiar la música, la portada también tenía que ser revolucionaria. Contaron con el diseño del artista pop Peter Blake, y la dirección artística de Robert Fraser.

Los cuatro fantásticos se tomaron a pecho eso de la banda del Sargento Pimienta, y vistieron unos coloridos uniformes militares y grandes bigotes.

Además reunieron a setenta famosos, incorporados mediante collage, a excepción de las estatuas de los propios Beatles a la izquierda, junto al boxeador Sonny Liston y a la derecha, la actriz Diana Dors. Al final, Lennon no pudo cumplir su deseo de incorporar a Mahatma Gandhi, (quitado por orden de EMI), Jesucristo o Adolf Hitler.

Lo mejor de todo es descubrir los detalles ocultos. Por ejemplo: la muñeca de la actriz infantil y diplómatica yanqui Shirley Temple, con una camiseta que dice “Welcome The Rolling Stones”. O las figuras de porcelana de ambos lados, el diminuto gnomo de jardín, y el gurú indio Sri Lahiri Mahasaya, Bob Dylan, Karl Marx, Marlon Brando, y Oscar Wilde, y otras curiosidades.

Este fue el octavo álbum de estudio de los Beatles en menos de cuatro años.


Para concebir esta obra épica, el cuarteto de Liverpool se brindó de manera particular: les llevó un total de 700 horas el grabar ambos lados, y luego cinco meses más para completar el álbum, algo sin precedentes por aquellos años. A modo de comparación, sepan que su primer disco se grabó en cuatro días.

Sgt. Pepper fue uno de los primeros discos de rock en contener las letras impresas. También fue uno de los primeros discos con un concepto que envolvía toda la obra. Según allegados, Sgt. Pepper fue el álbum de McCartney, no de Lennon, que para esa época comenzaba a transitar un camino de drogas y búsquedas paralelas.

El disco fue un tremendo éxito comercial, alcanzando el N° 1 en los charts de Gran Bretaña y EE.UU. Más de 40 años después, todavía es considerado por los críticos como el mejor álbum de rock'n'roll jamás realizado.

“We all wan’t to change de world”. Ellos, de alguna manera, lo hicieron.

3 comentarios:

  1. Essa! Gran disco! Este certero homenaje me hace reflexionar: tal vez tire mi copia pirateada y compre el disco original. Solo tal vez.
    Eti

    ResponderEliminar
  2. coincido con eti! este gran especial me hace tener ganas de ir a comprarme el cd ( que ni tengo pirateado)
    que bandaza!!
    LU

    ResponderEliminar