miércoles, 29 de septiembre de 2010

martes, 28 de septiembre de 2010

MUSICAS DEL MIERCOLES 22/09/2010

Armamos un asalto de cumbia con el Pelado Cordera y su caravana mágica, Sabina nos presentó a la vírgen de la amargura, Los Redondos nos dijeron que era hora de levantarse, y Baglietto no recordó por qué cantamos.




COMO EN NAVIDAD


"Creo que actualmente hay dos Argentinas: una en defunción (...) y una Argentina como en Navidad y crecimiento, que lucha por su destino, y que padecemos orgullosamente los que la amamos como a una hija. El porvenir de esa criatura depende de nosotros y muy particularmente de las nuevas generaciones”.

Leopoldo Marechal, poeta, narrador, dramaturgo y ensayista argentino.

lunes, 27 de septiembre de 2010

martes, 21 de septiembre de 2010

ALLENDE X ETI


La dictadura de Pinochet aplastó la democracia, aquella que por dos siglos se había perfeccionado en Chile y destruyó, día a día, durante 18 años al país.

Miles de chilenos fueron asesinados y torturados, y cientos de miles salieron al exilio. El 11 de septiembre de 1973 Salvador Allende fue asesinado, o se suicidó, pero estuvo firme en La Moneda hasta su última respiración, firme en la convicción de que solo el camino democrático podía crear el socialismo en Chile. Este es el 11 de septiembre que Latinoamérica recuerda y llora.

La vida de Allende fue una larga campaña electoral. Fue cuatro veces candidato a Presidente, y otras tantas a Senador o Diputado.

En el año 1926 entró en la Escuela de Medicina y la sala común de los Hospitales le hizo tomar contacto con la pobreza y la ignorancia.

Fue diputado por Valparaíso a los 29 años y co-fundador del Partido Socialista.
Dirigió la campaña de Pedro Aguirre Cerda, Presidente del tercer Frente Popular que hubo en el mundo, después de España y Francia. Tenía 30 años cuando fue nombrado Ministro de Salud, en 1938.

Bajo el lema “a todo vapor con Salvador”, salió de Santiago en su primer tren de la victoria en 1952, tenia 44 años, y su primera elección presidencial perdida. Recorrió el país pueblo por pueblo y conoció realmente a los chilenos.

Su segunda derrota fue en 1958, pero no fue suficiente para dejar de presentarse. Su tercera candidatura fue en 1964, nuevamente representando al Frente de Acción Popular. La elección devino en una competencia entre Allende y Eduardo Frei Montalva. Por temor a que gane Allende, el electorado de derecha se volcó hacia Frei, consiguiendo el triunfo presidencial. Además, La CIA pagó un total de 2.700.000 dólares para la campaña del Partido Demócrata Cristiano de Frei, con toda la intención de advertir el “peligro comunista” encarnado por Allende.


Por fin el 4 de septiembre de 1970 ganó la presidencia después de 20 años de campaña. Su coalición estaba formada por marxistas, socialdemócratas y cristianos, nucleados en la Unión Popular. No obtuvo la mayoría absoluta y, como en Chile no hay segunda vuelta, el Parlamento tenía que ratificarle.

Nixon ordeno a la CIA que no permitiera que Allende asumiera. Pocos días antes de que el Congreso ratificara un comando de la CIA, donde también había oficiales chilenos, asesinó al Comandante en Jefe del Ejército, el General René Schneider, firme defensor de la no intervención de los militares en la política y principal apoyo de Allende en el ejército.

Una ola de indignación recorrió al país y el 24 de octubre de 1970, tras lograr el apoyo del Partido Demócrata Cristiano, Salvador Allende asumió el cargo.


Este hombre convenció a toda la izquierda de que la única forma de ganar era pacíficamente. Mientras en América Latina la violencia y la guerrilla crecían por todas partes, Allende creo un movimiento de masas para la victoria electoral.

Era el tiempo de los grandes pasos históricos. La Unidad popular cumplía su programa: se amplió el volumen de tierras expropiadas, se estatizaron fábricas y empresas monopólicas, se nacionalizaron la banca, el salitre, el acero, el carbón y el cobre, indispensable para conquistar la Independencia económica:


En 1971 Allende recibió la visita de Fidel Castro. Nunca antes el líder de la revolución Cubana había pisado América del Sur, fue justo lo que le faltaba a la derecha para terminar de escandalizarse.

Salvador Allende ayudo concretamente a la lucha armada de América Latina. Sentía admiración por Fidel, el Che, Miguel Enríquez, paso seis meses en China maravillado por la labor del gobierno de Mao Tse Tung. Compartía el coraje y la audacia con ellos, sus amigos. Pero los lazos de lealtad y de respeto no enturbiaron nunca sus convicciones democráticas para llegar al socialismo.

El primer año fue para Allende un gran éxito, la mitad del pueblo se identifico con él, pero también se convirtió en el hombre más odiado por la derecha. En octubre de 1972 una huelga patronal de grandes dimensiones cayo sobre el Gobierno. El pretexto era la escasez de repuestos de Estados Unidos, pero en realidad era una huelga política y agresiva. Nada menos que el primer paso de la estrategia de masas de la burguesía. El paro fue una guerra de nervios. La oposición creo problemas terribles para la vida cotidiana, y culpaba al Gobierno.

Los enemigos de Allende casi ganaron la batalla, pero ninguna fabrica cerro, el ferrocarril no paro, los puertos siguieron abiertos, los servicios públicos no interrumpieron el trabajo.

Allende nombro al General Carlos Prats como ministro del Interior, y puso a otros dos militares en su gobierno. La huelga fue suspendida. El Gobierno avanzaba, no cedía ante los obstáculos, sin embargo la parte mas radical de la izquierda le reprochaba que se estuviera apoyando en los generales más q en los trabajadores.


La oposición, abiertamente apoyada por el Imperio con Nixon a la cabeza, se estructuró en lo político en un parlamento en el cual representantes de derecha y democratacristianos actuaban unidos; y en el plano de lo ilegal, en los grupos de carácter terrorista que dinamitaron torres de alta tensión y líneas férreas.

La Cámara de Diputados, de mayoría opositora, aprobó un oficio de fecha 23 de agosto de 1973 en el que acusaba al gobierno de Allende de incurrir en violaciones permanentes de la Constitución, para poder ponerlo en marcha necesitaban ganar las elecciones parlamentarias de marzo de 1973. La Unión Popular alcanzó el 43.4% de los votos, y la oposición quedó muy por debajo de los dos tercios que necesitaba para destituir legalmente a Allende. La burguesía no creyó lo que estaba pasando y salió a la calle a festejar un triunfo que no era suyo.

En mayo del 73 un primer intento de golpe aumento las divisiones de la izquierda. El punto de conflicto era el poder popular, una forma de autogestión en la base, que quería la defensa armada del proceso. Los socialistas amenazaban con abandonar el Gobierno si no se imponía una estrategia armada de toma del poder. Los comunistas, junto con Allende, buscaban suma fuerzas sin romper con la legalidad.

Su gobierno, que alcanzaría a durar mil días, terminó abruptamente mediante un golpe de Estado el 11 de septiembre de 1973, en el que participaron las tres ramas de las Fuerzas Armadas y el Cuerpo de Carabineros, tres años antes del fin su mandato constitucional.

En la madrugada de ese martes 11, los barcos de la Armada retornaron a Valparaíso y ocuparon la ciudad. Los primeros indicios fueron conocidos por el país a través de emisiones radiales, donde Allende alcanzó a dar su último discurso:


El golpe fue certero y se desarrolló con dramática espectacularidad para provocar un impacto tal que diluyera las apasionadas lealtades con que contaba el gobierno.

Los tanques que rodeaban La Moneda dispararon contra el palacio. Luego llego el apoyo aéreo, a pesar de que los cañonazos ya habían acabado con casi todo. Pasado el medio día, en la casa de Gobierno, una bala que él mismo disparó termino con la vida de Allende.

Los únicos tres jefes de Estado muertos en combate en nuestra América fueron Francisco Solano López en Paraguay, José Martí en Cuba, y Salvador Allende en Chile. Casualmente los tres contaban con amplio respaldo de su pueblo en la lucha contra las fuerzas internacionales, y entendieron que su muerte era necesaria para la liberación de su Patria. Más tarde que temprano sus pensamientos y la historia les dan la razón.

lunes, 20 de septiembre de 2010

MUSICAS DEL MIERCOLES 15/09/10

Un homenaje a los maestros, a través del Pocho Lepratti y León Gieco, las tardecitas amables de De Bueyes, la eliminación de los Paramilitares con Ska-P y el sentido respeto a Víctor Jara y Salvador Allende con La bala.




MAESTRO


Paulo Freire, Cartas a quien pretenda enseñar (Siglo XXI Editores, Décima edición en español)

De las cualidades indispensables para el mejor desempeño de las maestras y los maestros progresistas.

(…) Me parece importante (…) discutir un poco sobre la alegría de vivir, como una virtud fundamental para la práctica educativa democrática.

Es dándome por completo a la vida y no a la muerte – lo que ciertamente no significa, por un lado, negar la muerte, ni por el otro mitificar la vida – como me entrego, libremente, a la alegría de vivir. Y es mi entrega a la alegría de vivir, sin esconder la existencia de razones para la tristeza en esta vida, lo que me prepara para estimular y luchar por la alegría en la escuela.

Es viviendo – no importa si con deslices o incoherencias, pero si dispuesto a superarlos – la humildad, la amorosidad, la valentía, la tolerancia, la competencia, la capacidad de decidir, la seguridad, la ética, la justicia, la tensión entre la paciencia y la impaciencia, la parsimonia verbal, como contribuyo a crear la escuela alegre, a forjar la escuela feliz. La escuela que es aventura, que marcha, que no le tiene miedo al riesgo y que por eso mismo se niega a la inmovilidad. La escuela en la que se piensa, en la que se actúa, en la que se crea, en la que se habla, en la que se ama, se adivina la escuela que apasionadamente le dice sí a la vida. Y no la escuela que enmudece y me enmudece.

Realmente, la solución más fácil para enfrentar los obstáculos, la falta de respeto del poder público, el arbitrio de la autoridad antidemocrática es la acomodación fatalista en la que muchos de nosotros nos instalamos.

“¿Qué puedo hacer, si siempre ha sido así? Me llamen maestra o me llamen tía continúo siendo mal pagada, desconsiderada, desatendida. Pues que así sea”. Esta en realidad es la posición más cómoda, pero también es la posición de quien renuncia al conflicto sin el cual negamos la dignidad de la vida. No hay vida ni existencia humana sin pelea ni conflicto. El conflicto hace nacer nuestra conciencia. Negarlo es desconocer los mínimos pormenores de la experiencia vital y social. Huir de él es ayudar a la preservación del statu quo.

Por eso no veo otra salida que no sea la de la unidad en la diversidad de intereses no antagónicos de los educadores y de las educadoras en defensa de sus derechos. Derecho a su libertad docente, derecho a hablar, derecho a mejores condiciones de trabajo pedagógico, derecho a un tiempo libre remunerado para dedicarse a su permanente capacitación, derecho a ser coherente, derecho a criticar a las autoridades sin miedo a ser castigadas – a lo que corresponde el deber de responsabilizarse por la veracidad de sus criticas- derecho a tener el deber de ser serios, coherentes, a no mentir para sobrevivir.

Es preciso que luchemos para que estos derechos sean más que reconocidos, respetados y encarnados. A veces es preciso que luchemos junto al sindicato y a veces contra él si su dirigencia es sectaria, de derecha o de izquierda.

Pero a veces también es preciso que luchemos como administración progresista contra las rabias endemoniadas de los retrógrados, de los tradicionalistas entre los cuales algunos se juzgan progresistas y de los neoliberales para quienes la historia terminó en ellos.

domingo, 19 de septiembre de 2010

DISCOS DEL CARAJO XII: DESPEDAZADO POR MIL PARTES


Por Chaucha

No sé por qué será que necesito buscar el punto de inflexión, o la génesis de algunos fenómenos musicales. A ver, no sé si les pasa, pero cada vez que escucho una banda, necesito remitirme inmediatamente al disco que quebró su historia y le dio chapa de grande, y en muchos casos también a su ópera prima, si es que un mismo disco no reúne ambas condiciones.

¿Les pasa? ¿O debo reconocerme definitivamente mañoso y fanático?

Asumido o no, esto me sucede siempre. Y si entre la platea radial que nos acompaña hay alguno con la misma maña que quien suscribe, entonces le interesará saber que existe un disco que partió en dos la historia de una de las bandas más convocantes de la historia Argentina, que sigue haciendo historia.

Hoy nos sumergiremos en un disco de puro rocanrol, crudo, directo, brutal, aplanador. Una piña a la mandíbula de muchos que tambalearon cuando lo escucharon, y se sumaron para siempre a la movida. Damas y caballeros, tengo el agrado de presentarles un nuevo capítulo de nuestros Discos del Carajo. Con ustedes, La Renga y su álbum “Despedazado por mil partes”.



Haciendo un poco de historia para el que desconoce los pasos de la banda de Mataderos, vale recordar que lo que hoy es un gigante que moviliza de a miles, en 1988 era tan sólo una esquina, un barrio, una bandera del Che, dos hermanos y un amigo. La Renga era la distracción, la terapia alternativa de jóvenes que, lejos de vivir del rock, capitalizaban sus destrezas como plomero, peón de fábrica o chofer de taxi.

Pero la historia del disco que presentamos hoy, nace en 1995. Para aquella época, La Renga ya había llegado a Obras con un récord notable: fue una de las primeras bandas argentas en llegar al otrora templo del rock con tan sólo una placa bajo el brazo. Ellas es “Esquivando charcos”, a la que más tarde se sumaría “A dónde me lleva la vida”, dos discos de producción independiente y casi artesanal.

Del recital en Obras, además surgió el tercer disco rengo: “Bailando en una pata”, lanzado en 1995 en CD, cassette y el inolvidable VHS. Hoy también se lo puede conseguir en formato DVD.

Así las cosas, el barrio llegó a Obras y fue dejando chico todos los reductos porteños y del Conurbano, como Die Schule o el Galpón del Sur, donde solían tocar. Pero nada explotó hasta la llegada del disco que hoy nos trae hasta aquí. Definitivamente, hay un antes y un después en la vida de La Renga. Y allá vamos.



Pura potencia La Renga, guitarras distorsionadas, grito pelado al frente y doble bombo al palo. Así se presenta en este disco, con un sonido mejorado, de mayor calidad que los anteriores, con letras elaboradas y algunas incursiones por otros ritmos, que sorprendieron a propios y ajenos.

No hay virtuosismos que sorprendan. Sólo (como si fuera poco) una base sólida de rocanrol, soportada por buenas letras que llevan al oyente de la vida a la muerte, lo codean con Dios y el Diablo, con injusticias sociales y miradas sobre el rumbo del mundo.

Para el que desconoce el universo rengo, es bueno hacer la salvedad: las letras de Gustavo Nápoli son el nexo más directo con su gran público. No hacen notas, no sacan avisos, no hacen conferencias. Tocan rock. Y así se los conoce.

Abre el álbum el demoledor “Desnudo para siempre (Despedazado por mil partes)”, que no sólo le da el nombre al disco, sino que también marca el pulso de toda la placa. El saxo toma protagonismo sobre el final, sin dejar el primer lugar a quienes corresponde.

Sigue “A la carga mi rocanrol”, un canto al rock y sus principios como cultura y estilo de vida. Un grito a la prensa canalla y a la sociedad paqueta. Son casi cuatro minutos al palo, subido a una letra que es panfleto de todo rockero, y a una batería potente.

Momento del tercer tema, y para quien les habla el mejor tema de la amplia discografía de La Renga. “El final es en donde partí”, de clima denso, pesado. Otra gran letra de Nápoli y un tema que se hizo himno de cada noche renga, donde sea que toque la banda, este tema hace explotar el lugar y el delirio masivo se hace dueño del ambiente. A demás, cuenta con la particularidad de ser el único videoclip de este disco realizado con actores.

El primer hit de la banda se llama “Balada del Diablo y la Muerte”, y es el cuarto tema del disco. De incansable rotación por cuanta fm existe en suelo argentino, esta balada de arrabalera composición debe ser uno de los temas más recordados por todo fan del rock de acá. También tiene su video, pero es una versión en vivo del tema, grabado en el estadio de Atlanta.


Vuelve el ritmo con “Cuando vendrán”, tema que carga con una de las grandes frases del disco: “Es que la muerte está tan segura de vencer, que nos da toda una vida de ventaja”.

Momento de experimentación, y La Renga dejando de lado su sonido de power trío. Extraño ver a la banda de Mataderos recorrer otros caminos, pero así sucedió en este disco, por lo menos en dos o tres momentos.

El primero es “Psilocybe mexicana”, una especie de narco-corrido rockero cuyo ritmo alegre levanta, y cuya letra solo puede remitir a dos posibilidades: un viaje alucinógeno a orillas del Riachuelo, o una historia adolescente de dudosa veracidad. Max, amigo, aporta percusión.

El segundo momento de experimentación al que recurre La Renga en Despedazado, se llama “Paja Brava”, y es una recorrida por todas los beneficios lisérgicos que brinda la Pachamama a lo largo y ancho del globo. Un ritmo marcado, difícil de definir, con gestos folclóricos. Pero lo mejor llega promediando la canción, cuando la banda se somete a un cuelgue musical tan blusero como rockero, que hace fácil identificar la influencia que pesa sobre ellos de gigantes como Vox Dei y Pescado Rabioso.

Tema número siete, de un poder apabullante y un grito desesperado. “Lo frágil de la locura” supone la historia de un encuentro que se cree real, entre la banda y un integrante de una comunidad indígena, en el norte de nuestro país. La visión sobre el progreso, la involución del ser humano y el desprecio por la madre tierra.

El otro hit del disco se llama “Veneno”, y cuenta con una particularidad: es el único tema del disco que no fue escrito por Nápoli, sino que pertenece a una banda amiga llamada La Negra. De ritmo tranquilo, también yiró por largo rato en cada fm, y es el costado más popero del disco.

Momento romántico con “El viento que todo empuja”, un reggae con estribillo rockero que llama la atención por ser reggae, y por ser casi una carta de amor. Un buen momento, que muestra la versatilidad que la banda ganó en esta etapa de su carrera. Un desconocido Cafú, aporta su saxo barítono.

Para finalizar, nada mejor que un himno, uno de los temas más disfrutados por la masa renga. “Hablando de la libertad”, un grito al opresor que se convirtió en bandera de cierre de cada show de la banda. La noche no termina hasta que las luces se prenden y todos interpretamos este temón.

No había mejor manera de concluir este disco, pieza recomendable de nuestro rock, y grieta en la carrera de La Renga. ¿Por qué? Por varios motivos.



Este disco editado en 1996, es un antes y un después en la vida del “Chizzo”, “Tete” y “Tanque”, por varios motivos. Vayamos por partes. Despedazado por mil partes fue el primer álbum grabado bajo un sello comercial como Polygram, logrando condiciones contractuales ajenas a los parámetros de explotación de la industria musical. No sólo en lo que a dinero refiere, sino también a condiciones de libertad artística y productiva muy favorables.

Cuenta con la producción artística de Ricardo Mollo, quien años más tarde participara en “La esquina del infinito”, aportando aplanadoras violas divididas.

Otro de los aspectos que cambió este gran disco, tiene que ver con las presentaciones de la banda. Girando con Despedazado, La Renga conoció Uruguay y España por primera vez. A demás, saltó de los micro estadios a los estadios propiamente dichos, como el de Atlanta y Huracán, y comenzó a aglutinar gente de todo el país entre sus seguidores.

En cuanto a lo musical, a partir de este disco la banda comenzó a experimentar con un sonido más cercano al hard rock que al rock de “Mi saquito blusero” o “El juicio del ganso”, temas de su primer álbum, más blandos por así decirlo. Se puso heavy La Renga.

Despedazado por mil partes es, además, un hito en la vida de la banda, por formar parte de la lista de los 100 mejores álbumes del rock argentino, según la revista Rolling Stone.

El arte de tapa tiene sus trucos. Se trata de un ángel con su corona y sus alas, que al darse vuelta se convierte en un demonio, con el cráneo partido. Todo rodeado por un círculo, de colores cálidos, con el nombre del disco arriba y abajo.
El arte fue realizado por Marcelo Zeballos.

Nada volvió a ser igual para La Renga y sus fans, después de este disco. La liturgia de hinchada futbolera que iniciaron Los Redondos, y hoy mantiene La Renga, cambió para siempre las presentaciones de la banda.

Sin embargo, son 22 años de los mismos personajes rodando por las rutas del mundo, tocando rock y haciendo alarde de una hermandad que tiene más que ver con lo ideológico que con la sangre, y que hace de La Renga una banda de humildes compañeros que hundieron, para siempre, los pies en el barrio y el grito en el cielo.

Hay cosas que, evidentemente, Despedazado por mil partes no cambió.

1. "Desnudo para siempre (o Despedazado por mil partes)" — 4:08
2. "A la carga mi rocanrol" — 3:46
3. "El final es en donde partí" — 4:36
4. "Balada del diablo y la muerte" — 5:36
5. "Cuando vendrán" — 4:21
6. "Psilocybe mexicana" — 5:34
7. "Paja brava" — 6:00
8. "Lo frágil de la locura" — 5:00
9. "Veneno" — 4:08
10. "El viento que todo empuja" — 5:21
11. "Hablando de la libertad" — 6:09

miércoles, 15 de septiembre de 2010

martes, 14 de septiembre de 2010

MUSICAS DEL MIERCOLES 08/09/10

LFC cantándole al Che, Calamaro y su hermorragia compositiva, el lugar donde Alejandro Balbis, los sueños de Callejeros y la revolución de García.





VOTAMOS TOD@S


El voto femenino en la Argentina cumplió 63 años

El 23 de septiembre de 1947 Perón firmó el decreto presidencial que le otorgó a las mujeres de todo el país el derecho al voto. Sin embargo, la ley había sido sancionada primero en el Senado y el 9 de septiembre de 1947 votada favorablemente por toda la cámara de diputados.

Claro que recién en 1951 más de 3.500.000 mujeres votaron por primera vez en la elección que reeligió a Juan Domingo Perón, pese a que en la Argentina regía desde 1916 la Ley Sáenz Peña, que propició el sufragio universal y obligatorio pero exclusivamente a los hombres, dejando a las mujeres en un rol de inferioridad cívica que socialmente no era justificado. 

Muchos habían sido los intentos de lograr la posibilidad de voto femenino pero lamentablemente luego los proyectos durmieron en cajones del Senado hasta que perdió tratamiento parlamentario. Sin dudas, ese fue un triunfo más de los conservadores que se oponían a esta iniciativa de igualdad de género durante los tristes días de la Década Infame, entre otras etapas históricas argentinas.

Se imponía siempre la idea de lo "costoso que sería empadronar a todas las mujeres y lo difícil de enseñarles las responsabilidades del voto", cuando en realidad el temor mayor era la supuesta perdida del control del voto y el consiguiente estado de fraude que se vivía en esos años en el país.

La ola de reivindicaciones sociales de la llegada del Peronismo y que produjo la revolución popular, impulsó la iniciativa que fue tomada como un compromiso de lucha por la propia Evita.

La esposa del presidente desplegó una fuerte campaña hablando por radios y actos públicos, que derivó en la llegada al Congreso del proyecto de ley en julio de 1947. Primero fue votada sin grandes problemas en el Senado, mientras que en Diputados se plantearon debates más extensos e intenciones de modificar el texto de la mayoría.

Uno de los argumentos de la oposición fue de introducir el cambio que primero las mujeres fueran inscriptas y recién luego generar la obligación del voto.

Esta idea de marginar a muchas mujeres, especialmente las más humildes, fue rechazada por la mayoría y reprobada por silbidos y pañuelos blancos por la gran cantidad de mujeres que llenaron los balcones del recinto de la Cámara baja.

La ley se votó por "unanimidad" tal cual como llegó el proyecto del Senado y 14 días después se convirtió en una norma con estado constitucional.

Evita posibilitó con su fuerza personal un logro fundamental para las mujeres argentinas en el siglo XX, pero poco pudo disfrutar este evento histórico.

Aquel 11 de noviembre de 1951, la "abanderada de los humildes" emitió su primer, y último voto, y lo hizo desde el lecho de su residencia donde se encontraba postrada por la enfermedad que ocho meses después le provocaría la muerte.

Esa foto con Evita votando en una urna que le acerca una enfermera y las innumerables colas de mujeres felices sufragando son las primeras postales de un hecho cívico que ya cumple más de seis décadas.

lunes, 13 de septiembre de 2010

UNA INVITACION AL VUELO

Un homenaje a Eduardo Galeano, en su cumpleaños número 70. 

Salú maestro!


Texto extraído del libro Patas arriba. La historia del mundo al revés. 1999

Milenio va, milenio viene, la ocasión es propicia para que los oradores de inflamada verba peroren sobre el destino de la humanidad, y para que los voceros de la ira de Dios anuncien el fin del mundo y la reventazón general, mientras el tiempo continúa, calladito la boca, su caminata a lo largo de la eternidad y del misterio.

La verdad sea dicha, no hay quien resista: en una fecha así, por arbitraria que sea, cualquiera siente la tentación de preguntarse cómo será el tiempo que será. Y vaya uno a saber cómo será. Tenemos una única certeza: en el siglo veintiuno, si todavía estamos aquí, todos nosotros seremos gente del siglo pasado y, peor todavía, seremos gente del pasado milenio.

Aunque no podemos adivinar el tiempo que será, sí que tenemos, al menos, el derecho de imaginar el que queremos que sea. En 1948 y en 1976, las Naciones Unidas proclamaron extensas listas de derechos humanos; pero la inmensa mayoría de la humanidad no tiene más que el derecho de ver, oír y callar. ¿Qué tal si empezamos a ejercer el jamás proclamado derecho de soñar? ¿Qué tal si deliramos, por un ratito? Vamos a clavar los ojos más allá de la infamia, para adivinar otro mundo posible:

el aire estará limpio de todo veneno que no venga de los miedos humanos y de las humanas pasiones;

en las calles, los automóviles serán aplastados por los perros;

la gente no será manejada por el automóvil, ni será programada por la computadora, ni será comprada por el supermercado, ni será mirada por el televisor;

el televisor dejará de ser el miembro más importante de la familia, y será tratado como la plancha o el lavarropas;

la gente trabajará para vivir, en lugar de vivir para trabajar;

se incorporará a los códigos penales el delito de estupidez, que cometen quienes viven por tener o por ganar, en vez de vivir por vivir nomás, como canta el pájaro sin saber que canta y como juega el niño sin saber que juega;

en ningún país irán presos los muchachos que se nieguen a cumplir el servicio militar, sino los que quieran cumplirlo;

los economistas no llamarán nivel de vida al nivel de consumo, ni llamarán calidad de vida a la cantidad de cosas;

los cocineros no creerán que a las langostas les encanta que las hiervan vivas;

los historiadores no creerán que a los países les encanta ser invadidos;

los políticos no creerán que a los pobres les encanta comer promesas;

la solemnidad se dejará de creer que es una virtud, y nadie tomará en serio a nadie que no sea capaz de tomarse el pelo;

la muerte y el dinero perderán sus mágicos poderes, y ni por defunción ni por fortuna se convertirá el canalla en virtuoso caballero;

nadie será considerado héroe ni tonto por hacer lo que cree justo en lugar de hacer lo que más le conviene;

el mundo ya no estará en guerra contra los pobres, sino contra la pobreza, y la industria militar no tendrá más remedio que declararse en quiebra;

la comida no será una mercancía, ni la comunicación un negocio, porque la comida y la comunicación son derechos humanos;

nadie morirá de hambre, porque nadie morirá de indigestión;

los niños de la calle no serán tratados como si fueran basura, porque no habrá niños de la calle;

los niños ricos no serán tratados como si fueran dinero, porque no habrá niños ricos;

la educación no será el privilegio de quienes puedan pagarla;

la policía no será la maldición de quienes no puedan comprarla;

la justicia y la libertad, hermanas siamesas condenadas a vivir separadas, volverán a juntarse, bien pegaditas, espalda contra espalda;

una mujer, negra, será presidenta de Brasil y otra mujer, negra, será presidenta de los Estados Unidos de América; una mujer india gobernará Guatemala y otra, Perú;

en Argentina, las locas de Plaza de Mayo serán un ejemplo de salud mental, porque ellas se negaron a olvidar en los tiempos de la amnesia obligatoria;

la Santa Madre Iglesia corregirá las erratas de las tablas de Moisés, y el sexto mandamiento ordenará festejar el cuerpo;

la Iglesia también dictará otro mandamiento, que se le había olvidado a Dios: «Amarás a la naturaleza, de la que formas parte»;

serán reforestados los desiertos del mundo y los desiertos del alma;

los desesperados serán esperados y los perdidos serán encontrados, porque ellos son los que se desesperaron de tanto esperar y los que se perdieron de tanto buscar;

seremos compatriotas y contemporáneos de todos los que tengan voluntad de justicia y voluntad de belleza, hayan nacido donde hayan nacido y hayan vivido cuando hayan vivido, sin que importen ni un poquito las fronteras del mapa o del tiempo;

la perfección seguirá siendo el aburrido privilegio de los dioses; pero en este mundo chambón y jodido, cada noche será vivida como si fuera la última y cada día como si fuera el primero.

¿PARA QUE SIRVE LA POLITICA?

"Pero 2001 fue también algo distinto. La reacción contra Cavallo y De la Rúa cerró de forma concluyente el ciclo neoliberal, alentó los movimientos sociales y las formas de participación colectiva en la política. Si el discurso autoritario y simplificador tuvo continuidad en la política del macrismo, el que reclamaba nuevos horizontes para la gestión de lo económico y social y se replanteaba el sentido de la política tiene mucho que ver con el rumbo asumido por el kichnerismo desde 2003. Quizá no es en el debate sobre las formas de participación o en la búsqueda de la necesaria construcción política donde el kichnerismo tiene su principal activo, pero este gobierno pudo responder a la pregunta más angustiante formulada en diciembre de 2001: ¿para qué sirve la política si nada puede cambiar? La Argentina de los juicios a los genocidas, la ley de medios, la Asignación por Hijo, la estatización de los fondos jubilatorios o el matrimonio igualitario no se parece mucho a la anterior. El cambio no hubiera sido posible sin el reclamo consecuente de amplios sectores sociales, pero tampoco sin la voluntad política de los dos últimos gobiernos".

Eduardo Jozami, Director del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti; miembro de Carta Abierta, 13/09/2010

DEMORAS

Pedimos disculpas a nuestros oyentes/lectores. 

Esperamos sepan comprender la falta de actualización de esta bitácora.

Sucede que el webmaster de la producción de Esquivando el Éxito, encargado del contenido y actualización de este espacio, estaba en un lugar sin wifi.

jueves, 2 de septiembre de 2010

MUSICAS DEL MIERCOLES 01/09/10

A siete años de la invasión de Irak, Esquivando el Exito y Once Tiros le brindan un sentido homenaje a Jorge W.

También dejamos algo de Bersuit, y puro rock rosarino con Cielo Razzo.