lunes, 25 de octubre de 2010

JOSE HERNANDEZ POR APO


José Hernández fue un poeta, político y periodista argentino, nacido el 10 de noviembre de 1834 y conocido especialmente por haber escrito el Martín Fierro, considerado el libro nacional de la Argentina. Muere el 21 de octubre de 1886.

Su obra consta de cuatro libros, a saber, Vida del Chacho (1863), El Gaucho Martín Fierro (1872), La Vuelta de Martín Fierro (1879), los treinta y tres orientales (1867) e Instrucción del Estanciero (1881).

Martín Fierro, su obra maestra, es un poema narrativo de José Hernández, obra literaria considerada ejemplar del género gauchesco en Argentina y Uruguay.

Narra el carácter independiente, heroico y sacrificado del gaucho. El poema es, en parte, una protesta en contra de las tendencias europeas y modernas del presidente argentino Domingo Faustino Sarmiento.

La obra fue fuente de frases y refranes populares a través de los Consejos que aparecen en boca del propio Fierro, con mensajes positivos a sus hijos, y del ladino Viejo Vizcacha.

Algunas de sus frases más reconocidas y utilizadas en la actualidad por su vigencia y precisión, son muestra ineludible de la importancia del Martín Fierro como obra característica de una cultura muy autóctona.

Quien mucho abarca, poco aprieta
Quien emprende muchas cosas a un tiempo, generalmente no desempeña ninguna bien.

En casa de herrero, cuchillo de palo.
A veces falta una cosa en el lugar donde nunca debiera hacer falta.

A mal tiempo, buena cara.
Hay que saber sobrellevar los problemas de la vida.

A pan duro, diente agudo.
Para superar las dificultades, es necesario esforzarse.

Unos nacen con estrella y otros nacen estrellados.
Es diverso el destino de los hombres.

Por la boca muere el pez.
Es inconveniente hablar más de lo necesario.

A palabras necias, oídos sordos.
No hay que hacer caso del que habla sin razón.

Perro que ladra, no muerde.
Los que hablan mucho, suelen hacer poco.

A cada chancho le llega su San Martín.
No hay persona a quien no le llegue la hora de rendir sus cuentas.

A quien madruga, Dios lo ayuda.
Muchas veces, el éxito depende de la rapidez.

Quien siembra vientos, recoge tempestades.
Los malos ejemplos e ideas, tienen funestas consecuencias.

A caballo regalado no se le miran los dientes.
Si algo no cuesta, no se tienen pretensiones.

Matar dos pájaros de un tiro.
Resolver dos problemas con una misma acción

No hay mal que por bien no venga.
A veces, algo negativo trae consecuencias positivas

No hay comentarios:

Publicar un comentario