lunes, 14 de febrero de 2011

CORTAZAR

"Yo creo que desde muy pequeño mi desdicha y mi dicha al mismo tiempo fue el no aceptar las cosas como dadas. A mí no me bastaba con que me dijeran que eso era una mesa, o que la palabra "madre" era la palabra "madre" y ahí se acaba todo. Al contrario, en el objeto mesa y en la palabra madre empezaba para mí un itinerario misterioso que a veces llegaba a franquear y en el que a veces me estrellaba."

"En suma, desde pequeño, mi relación con las palabras, con la escritura, no se diferencia de mi relación con el mundo en general. Yo parezco haber nacido para no aceptar las cosas tal como me son dadas."

El dueño de estas palabras se llama Julio Cortázar. Y asignarle, solamente, la profesión de escritor sería injusto. Cortázar fue más que un brillante escritor: fue un creador sin paz. Encontró en su talento para el uso de las palabras, la forma de crear otras realidades, otros universos, y darle vuelta la cabeza a generaciones enteras. Su mundo es mucho mejor que el nuestro, y por eso allá vive desde el 12 de febrero de 1984.

Esquivando el Éxito lo recuerda y lo homenajea, a 27 años de su desaparición física (o patafísica), de la mejor manera: escuchando en su voz uno de sus cuentos más maravillosos, La continuidad de los parques. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario