viernes, 29 de junio de 2012

GUERRA SIMBOLICA


Por Facundo Bianco

Cuando Melconian te aplaude.

Cuando Buzzi te apoya y Pando marcha a tu lado.

Cuando TN te tira la alfombra y te invita a despotricar en vivo, para todo el país.

Cuando De Narváez te vitorea.

Cuando Macri y Ritondo se suman.

Cuando Barrionuevo está de tu lado.

Cuando comenzas a ser simpático para la Iglesia.

Cuando para Vilma Ripoll y el Frente de Izquierda empezas a ser llamativamente guapo.

Cuando suceden este tipo de cosas, es tiempo de pensar que quizás algo ande mal.

Todos estos adeptos juntó la figura de Moyano. Hasta algún que otro cacerolero de Barrio Norte lo acompañó esta tarde.

Y digo figura porque es sobre ella, y no sobre el propio gremialista, donde los simpatizantes casuales, que pasaron de verlo como “un negro vago” a la última esperanza rubia, depositan todas sus intenciones.

Tratando de ganarle a la ingenuidad, queda claro que todo es político, y que pocas cosas logran abstraerse de la lógica binaria.

El líder de los camioneros sigue siendo soldado de esta guerra. Pero a partir de esta batalla, decidió cambiar de uniforme y de trinchera.

En el campo de batalla, eligió con quién mostrarse y a quién enfrentarse. Consciente, sin duda, de que también forma parte de la lógica binaria que atraviesa a la sociedad argentina.

Su reclamo es lógico y necesario. Pero la medida es desproporcionada y cargada de simbolismos.

¿O acaso fue casual que el atril del anuncio haya sido TN?

¿O no explica la historia de la política nacional en general, y del peronismo en particular, el significado de un paro nacional?

¿Entonces?

Se trata de demostraciones de poder, construcción de lugares seguros y plataformas políticas.

Un enfrentamiento entre poderes, donde el malo puede ser bueno y el bueno puede ser malo.

Una batalla más en una guerra simbólica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario