martes, 6 de noviembre de 2012

GRACIAS MAESTRO

Palabras extraídas del libro “Diego, cosecharas tu siembra”, de Valeria Weiss.

Libro de fotografías tomadas en los días que Maradona estaba luchando por su vida en la Clínica Suizo Argentina.


Autor desconocido.

Una vez vi a mi padre feliz. La sensación de felicidad le salía del cuerpo, le brotaba en los ojos con ese brillo de felicidad.

Yo también fui feliz en esos días, mas allá de que mi padre irradiaba esa felicidad por toda la casa. Yo también fui feliz porque era la primera vez que alguien podía llegar a lo más profundo de mi corazón, de mi alma, de mi ser. Fue la primera vez que sentí lo que era estar en profunda paz y felicidad, de tener esa sensación de frío en todo el cuerpo y de reirme al mismo tiempo que llorar sin parar.

Por primera vez sentí cual era mi identidad. Y luego con el tiempo me dí cuenta que ese día habíamos roto las barreras de todo aquello que mal nos organizaba. Las barreras tecnócratas, las religiosas, las poderosas, las imperialistas. No quedó negocio ni empresa por hacer. Simplemente, el rodar de una pelota y un maestro que la pateaba cada día mejor. Fuimos campeones universales!, y desde allí el universo nos reconoció con tu rostro y figura al frente de este territorio olvidado, avasallado y perdido.

Diste el ejemplo de dar lo mejor y ser brillante en tu disciplina. Diste el ejemplo de hacer ver y despertar a los nuestros, que un Argentino puede brillar en cualquier disciplina y que los frutos se queden y no se exporten.

Nos han robado la cultura.
Nos han robado el alma.
Nos han robado el saber.
Nos han robado la fuerza.
Nos han robado la identidad.
Nos han robado el corazón.

Pero, que lindo es sentir que por unos días recuperaste todo esto y mucho más.

Que lindo es tener todo en nuestro patrimonio.

Que lindo es pensar que organizaste una revolución pero nadie te siguió.

Que lindo es saber que uno fue al frente a disputar nuestras almas, recuperarlas y por último traerlas a nuestro hogar.

Por todo esto, siento que si te vas y nos dejas  una parte de mi corazón se va con vos. Siento que me has robado esa parte y desde entonces te pertenece.

Fuiste, sos y serás para mi un revolucionario.

Diste las pautas esenciales para un nuevo paradigma argentino; la ignorancia argentina no te supo seguir.

Gracias Maestro! Desde lo mas profundo de mi alma y mi corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario