miércoles, 21 de diciembre de 2016

LOS REGALOS QUE LE SUGERIMOS A PAPÁ NOEL






Mauricio Macri: el presidente es loco del coleccionismo, y yo le regalaría lo que más le gusta coleccionar. Una camiseta de Boca?? Un bigote de Freddy Mercury?? Hijos?? No, una empresa en Panamá.

Diego Armando Maradona: cualquier regalo servirá para hacerle ahorrar unos mangos al ídolo, porque este año sumó un hijo reconocido más, y ya se le pone picante la billetera para Navidad.

Alfonso Prat Gay: para el ministro en retirada vaya un voucher válido por una grande de muzzarella de pizzería a elección, que fue lo que significa el aumento de tarifas eléctricas, según dijo.

Cristina Fernández: con la ex presi rompimos el chanchito: le regalamos un depto dos ambientes, amueblado, con agua caliente, TV (que vea la TDA y no joda, que el cable está salado), y un frigobar en el que solo quedó agua, porque una actual ministra que no queremos nombrar se llevó el alcohol que había.

Lino Barañao: el ministro de Ciencia y Tecnologia se lleva una cena romántica con su otrora amigo Adrián Paenza. No se deberán preocupar por nada, ya que hasta los platos serán lavados por investigadores del CONICET sin laburo, y con experiencia en estos menesteres.

Juan Martín Del Potro: qué se le puede regalar al deportista del año?? Uno dijo una raqueta, pero nos pareció una boludez. Seguimos pensando.

Papa Francisco: El Santo Padre no precisa regalos. El le da regalos a Papá Noel. Imaginate...

Facundo Moyano: el diputado con abdómen tallado a mano recibirá una muñeca inflable hecha con restos de juegos de tuppers, para no extrañar a La Su cuando se separe.

Pablo Avelluto: dado que en un momento, pobre, dejó de hablar con su hija y su hermana porque eran kirchneristas, queremos propiciar un encuentro sano y fraternal. Por eso le regalamos una semanita en El Calafate, con toda su familia K, en una estancia de Lázaro Báez.

Donald Trump: si alguien que recibió regalos este año fue el tío Donald. Entonces, qué le regalamos?? Armas ya tiene una bocha. Gatos debe tener a rolete. La falopa la manejan éllos, son capos en tecnología, el Mein Kampf ya lo debe haber leído... Qué difícil. Seguiremos pensando.

Milagro Sala: le quisimos regalar un poco de libertad, pero no quedaba talle para negras, coyas y peronistas. Estamos viendo de acercarle una remera con la cara de Gerardo Morales. Esperamos que le guste.

Gerardo Morales: hablando del gobernador de Jujuy, le íbamos a regalar una Corte Suprema provincial, pero se adelantó y se la compró. Así que mandamos a imprimir un diploma que deje constancia que el señor Gerardo Morales posee sangre azul, título de nobleza, y cumple con los requisitos para convertirse en el OhTodopoderoso Emperador zarista del principado de Jujuy.

Hugo Moyano: para el padre de Pablo y Facundo, el suegro de Susana, el Agustín Tosco del Siglo XXI, tenemos un cabaret, para que tenga un ámbito cómodo, amable, y propicio para entregar el rosquete de la clase trabajadora. Eso sí, lo tiene que compartir con sus amigos de la CGT.

Darío Lopérfido: recibe una calculadora cientifica, para que pueda despejar X, sacar el coeficiente, el coseno, y ver cuántos desaparecidos arrojó la dictadura militar.

Daniel Scioli y Juan Manuel Urtubey: bastante regalo de Dios tienen con los dos caramelos que se están comiendo, así que nada para éllos.

Gaby Michetti: para la vice todo es más fácil: un lavarropas para su lavadora fundación.

Axel Kicillof: el comunista-stalinista-maoista-masoquista ex ministro de economía recibirá una máscara de Pepito Cibrian, para que no lo reconozcan cuando milita una actualización en el impuesto a las ganancias.

Lila Carrió: para la Doctora dos chongos todo pago, pensión completa, para que no le tengamos que pagar sueldo y viáticos a dos agentes de la Metropolitana que la acompañan a sus vacaciones en Punta del Este y Miami, con el pretexto de que la Lila recibió amenazas internacionales de terroristas peruanos.

Ángelo Calcaterra: un cuadro con su primo disfrazado de Tévez, clavándola en un ángulo de la Bombonera, para decorar la oficina del banco que le regaló Mau en un paraíso fiscal.

Felipe Solá: para el legislador del Frente Renovador tenemos un boleto en primera clase de regreso al kirchnerismo, sin escalas. Volvé Felipe, te perdonaron.

Jorge Lanata: para el gordo conseguimos tres pelotas de tenis rellenas de arena, y encintadas con cinta aisladora de colores, para que pueda seguir haciendo malabares, como hace con su periodismo a demanda.

Juanjo Aranguren: para el Shell Boy compramos un cóctel explosivo... digo, un aire acondicionado.

A Vanucci y Garfunkel: una escopeta, pero no para cazar animales, sino para defenderse de los laburantes que dejaron en la calle si se les ocurre cagarlos a trompadas.

Marcos Peña: Le íbamos a regalar un libro de Jauretche, pero nos dijo que el pensamiento crítico hace mucho daño. Así que lo cambiamos por una regla, un compas y una escuadra, para tener mayor precisión para realizar dibujos en en laburo... ya que en los spots de campaña no tuvo suerte.

Claudio Bonadío: por su ardua tarea, el juez se merece un gran regalo. Pensamos en un juego de servilletas re cheto, pero nos pareció que tenía una connotación negativa. Así que nos decidimos por una yegua de mentirita, de goma espuma, para que pueda azotarla todos los días antes de irse a dormir, que viene en combo con un despertador para que no llegue tarde a Comodoro Py.

Sergio Massa: el líder del Frente Renovador se lleva un jovencito cursando el CBC de diseño de imagen y sonido en la UBA, con manejo de photoshop, y un master en eliminación de sushi y reemplazo por madera. Estamos recibiendo currículums.

Susana Malcorra: un salón en la ONU. Bueno, si no se puede, un pasillo aunque sea. Algo para justificar lo que gastó en su campaña para ser Secretaria General en vez de dedicarse a ser canciller.

Nicolás del Caño: A Nico El Rojo le toca una computadora con la última tecnología aprobada por la NASA y organismos internacionales, con la que podrá resolver problemas tan complejos como la diferenciación entre un gobierno del Frente para la Victoria y uno PRO.

Cristian Ritondo: una sabol de camer, calidad certificada por la nueva norma ISO Zabeca de Bonfiel 001.

Guillermo Dietrich: como auto ya tiene porque es dueño de doscientas concesionarias, le podemos regalar un colectivo. Uno que esté de paro, o parado, como el que usó Macri en Pilar.

Pipita Higuaín: el nueve goleador pidió una final, se la regalamos, y el muy boludo la perdió. Así que le preguntamos qué quería, y tuvimos que salir de raje a comprarle un botín izquierdo, porque se dio cuenta que en todos los pares tiene los dos derechos.

María Eugenia Vidal: La Mariu, tan atariada en la Provincia, se merece un descanso. Por eso le regalamos una noche en un spa de la Fuerza Áerea, para que no extrañe la Base de Morón, donde se mudó por miedo a coso.

Patricia Bullrich: se queda sin regalo porque se portó mal. Según las cámaras de seguridad de nuestros depósitos, La Pato forzó la entrada y nos choreó las cajas navideñas que teníamos preparadas, al grito de “Santa Claus vigilante / un vino tenes que regalarme / A los renos los ataste / porque no tenes aguante / Así sos vos, negro y puto como el Rey Melchor...”

Nos encantaría poder regalarle algo a Fidel, a Leonard Cohen, David Bowie, Johan Cruyff, pero se bajaron del barco este año.

Ricardo Lorenzetti: al capo de la Corte Suprema le queríamos regalar lo que más anhela en su vida: la presidencia de la nación. Pero es jodido de gestionar. Marche un par de medias.

Jorge Triaca: para el ministro de Trabajo hicimos traer de Holanda una rampa que conecte su despacho con el pueblo trabajador.

Maximo Kirchner: un colega de Clarín nos aconsejó regalarle el FIFA 2017 para Play 4, pero quisimos ser más originales y le compramos una casita en el conurbano con un buen fondo, porque si le sigue abriendo las puertas del peronismo a cualquier ñato que pase por la vereda, no van a entrar.

Esteban Bullrich: al ministro de educación le regalamos un objeto de colección, una rareza, una de esas cosas que no abundan en el mundo, de las que hay verdaderamente pocas: una vacante en escuela pública porteña.

Lionel Messi: decidimos no regalarle nada hasta que no nos regale un Mundial, aunque Apo y Facu están dispuestos a negociar una noche con su hermosa mujer Antonella. Mi duda es para qué quieren una noche, si con un ratito les sobra...

Oscar Aguad: al moderno ministro de Comunicaciones le vamos a hacer volar la peluca con una cuenta de red social donde podrá subir una foto en La Rioja, e instantáneamente la podrá ver un niño chino de vacaciones en Boston. El futuro llegó.

Guillermo Marijuan: para el fiscal de la nación tenemos un regalón: una excavadora, para que deje de hacer laburar al pobre obrero que tiene muleando en Patagonia, y pueda buscar el tesoro enterrado de Lázaro él mismo. Viene con una simpática campera Nike haciendo juego. Que lo disfrute, señor fiscal.

Sergio Bergman: recibirá un rosario bendecido por el Papa Francisco, con el que él también podrá rezar para que no haya incendios en la Costa este verano.

AFA: para los dirigentes de la casa madre del fútbol tenemos una partida de brújulas con la última tecnología en ubicación geográfica y espacial. Ojalá les sirvan.

Hernán Lombardi: el alter ego de la Dra. Pignata se lleva una cartera Louis Vitton para la señora que lo hizo famoso. Y una pendeja jujeña acostumbrada al esclavismo, para que le haga los mandados.

Bob Dylan: al viejo Bob le regalamos dos estantes: uno para que ponga su Nobel de literatura, y el otro para que apile las críticas del escritor paquete que se quedó calenchu.

Ricardo Buryaille: que al ministro de Agricultura el regalo se lo hagan los patrones de estancia, que con todas las retenciones que eliminó mandaron a los peones esclavos a llenar de agua las silobolsas y andan nadando en pija entre la soja.

Carlos Tévez: Se la pedimos prestada al Doc, para regalarsela a Carlitos. Es la máquina del tiempo, con la que volvería a mediados de 2015, cuando decidió volver a Boca y dejar una Juventus top. Ahora se va a China. Podemos regalarle un diccionario también.

Vladimir Putin: reposicionando a Rusia en el tablero geopolítico del mundo, el ex KGB liga de Esquivando una estufa bien piola, para poder andar en pija por el Kremlin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario